Tus ojos son poesía, mi niño

Tus ojos son poesía, mi niño,
tu risa una aventura que nunca acaba,
cada una de tus preguntas un asombro
por tu pequeñez e inocencia,
tan pura y tan llena de alegría…
Tus ojos son poesía, mi niño,
su brillo que sólo se llena de Verdad,
corriendo por la vida, impregnado de dicha,
de ruidos y juegos, de curiosidad infinita.
Tu corazón, oh, tu corazón,
es Pura Luz, pura fuerza,
Tu abrazo llena el alma de quien lo recibe,
una simple caricia es el éxtasis, La Vida…
Tus ojos son poesía, mi niño,
y aunque nunca estuviste en mi vientre,
te siento tan dentro que no comprendo,
cómo el sólo saber que existes,
me conmueve en lo más profundo de mi Ser…
No comprendes lo que digo pero,
Tus ojos son poesía, mi niño,
mi alma alborotada, tu sincero cariño,
Todo lo que me das con tan sólo respirar,
Tus ojos son poesía mi niño,
No se necesita nada más,
cuando se está contigo…
Cuando somos los dos un mundo aparte,
y las horas vuelan, y el tiempo se detiene,
tan sólo te observo, como quien encuentra un tesoro,
y no termina de podérselo creer…
Tus ojos son poesía mi niño,
y cuando me miran, oh, me miran,
con esa infinita presencia brillante,
nada más existe en ese instante,
por que todo lo que soy se convierte en ellos,
tus ojos, tan indescripibles,
tan pequeños, y tan inmensos a la vez,
Tu mirada es poesía mi niño,
el amor que te tengo es infinito,
No existe el miedo, la duda, ni la desesperanza,
No existe nada más cuando te miro…
Por que tus ojos son poesía, mi niño,
Y nada es más eterno ni más fuerte…

Anuncios

Transformaciones

Toda mi vida estuve en búsqueda de la felicidad. La encontraba por momentos, simples, pequeños, a veces largos… tan largos que me aburrían. También buscaba siempre la verdad sobre todo, hasta que descubrí que la verdad siempre tiene dos caras, y que es válida la que creas que es mejor para vos. También estaba inmersa en la eterna búsqueda de amor, una pareja tras otra, una relación tras otra, y si, amé, es cierto, con todo mi corazón, y también sufría… ya saben, como en esas canciones de despecho, angustia, dolor y profunda melancolía.

Pero un día cualquiera, desperté. Dejé de buscar la felicidad por que la encontré dentro mío, estaba allí, sentadita, esperándome. No es que se hubiese escondido, como dicen los poetas, no es que me hubiese pasado algo maravilloso exteriormente que me hizo feliz, simplemente cerré mis ojos, callé mi mente, y en ese instante, no sé de cuánto tiempo, la encontré. Y nunca más se desprendió de mí.

Dejé de buscar el amor de cuentos de hadas, de películas cursis, aunque conmovedoras, que siempre mostraban un final feliz… pero no contaban lo que sucedía después. Dejé de buscar el amor eterno porque el único amor eterno es el propio, y no hablo de ego, hablo de … realmente amarse, aceptarse, valorarse, respetarse… ser egoísta, si, ser egoísta significa pensar en uno antes que en los demás. No quita que vaya por ahí arreglando corazones rotos, autoestimas deterioradas, almas desabridas, porque ya saben, amo hacer brillar a la gente. Pero sí, soy egoísta por que necesito estar centrada en mí misma para poder brindarle toda esa luz a la demás gente.

Dejé de buscar el amor en otros porque estaba también, oh, sorpresa, dentro de mí. Y sigo enamorándome pero no hago promesas, no juro amor eterno, porque nadie sabe qué puede suceder después. Puedo decir: Ahora siento que te amaría toda la vida. Pero no puedo prometerlo , porque vivimos transformándonos, en continuo cambio, en continuo crecimiento, quizás te ame siempre, quizás no de la misma  manera eternamente, quizás un día, así como nació, ese sentimiento cambia de lugar o de persona. Pero el amor nunca muere, es como el universo, podemos ver el comienzo pero no el final.

Dejé de buscar una religión que me completara, y decidí quedarme con el mejor aprendizaje de cada una de ellas, las abracé, las respeté, pero no me comprometí con ellas, por el simple ello de que , como dije antes, todo cambia. No creo en Dios, creo en mí, en vos, en todas las personas, o mejor dicho: En el Dios que llevan en su interior todas las personas. Darle el poder sobrenatural a un “Dios” que nos salvará de la muerte y librará nuestros ” pecados” me parece una estupidez atómica. Nadie tiene derecho a juzgarte, ni a castigarte, ni a decirte qué es correcto o no es correcto hacer. Sos dueño de tus pensamientos, tus desiciones, y oh, si, tus sentimientos.

Además, las instituciones ya no me caen bien, la guerra no me cae bien, la gente abusadora de poder no me caen bien… pero así y todo, también a ellos los amo. Porque todas las personas, aunque tengan un alto grado de maldad, también tienen un alto grado de bondad, es equilibrio, y es necesario. No son malos… están dormidos.

La mayoría de las personas estaban expectantes de que el 11/11/11 el mundo acabara… por favor!, qué pensamiento más ignorante, esto nunca acabará. Ese día yo simplemente estaba festejando otra oportunidad en este planeta de disfrutarlo, sentirlo, vibrarlo y compartirlo.  

Me desprendí de todo aquello que no me servía, incluso aún trabajo en eso, el pasado no me pertenece, y el futuro tampoco. Vivo HOY; y con toda la luz que tengo, con todo el amor que tengo, con toda la dicha y el agradecimiento de poder decir que no necesito nada. Por que ya tengo todo en mí. 

Alguien me dijo una vez que no es posible que yo ame a todas las personas del planeta. Sin embargo lo hago, y me resulta tan natural y simple, no hago ningún esfuerzo para hacerlo, simplemente abro mi corazón y lo siento. Lo uno. Lo transformo en energía.

Hubo un tiempo también, en el que quería ser normal, porque mi ser era distinto al de todos, pero claro, no me amaba. Hoy puedo decir con orgullo y con la frente más alta que nunca que soy así, y que no me importa ser diferente, por que la única diferencia que puede haber entre unos humanos y los otros es que… unos viven dormidos, normales, y otros vivimos despiertos, locos.

Callate. Escucha el silencio. Centrate. No pienses. Respira. Eso… eso es VIDA.

No te dejaré caer

Hay en mi pecho,
una extraña sensación,
de tenerte y no tenerte,
de no saber bien hacia dónde voy…

Hay en mis ojos, un brillo extraño
he perdido el miedo,
pero conservo algunos daños,
que nos hemos hecho, sin querer…

Hay en mi mente
un solo nombre
una deuda pendiente
de poderte ver…
Tomando mis manos,
repitiendo de nuevo
“No te dejaré caer”…

Nuestra historia es tan extraordinaria
rara, maravillosa, y desordenada a la vez.
es difícil comprendernos,
acoplarnos y amarnos,
en este camino en el que vos
vas por un rumbo y yo
me apresuro hacia el otro…

Y nos separan esos rumbos,
no el amor,
jamás el amor,
el amor permanecerá
indefinidamente.

Y sé que…
cuando pasen los años
y mire hacia atrás,
recordaré tus labios al calmarme
-No te dejaré caer
-No te dejaré caer…
-No me dejes huir…

Durará para siempre…

Toma mi mano,

bailemos esta canción,

ponte lentamente frente a mi,

verás en mi ojos,

todo lo que soy y lo que tengo

para darte hoy…

 

Toma mi mano, mueve tus pies,

dancemos juntos esta nueva ilusión,

no dejes que me caiga,

no sueltes este amor…

 

Bailemos, que la música sea lo único que nos separe

que esta luz que brilla entre nosotros yo sé,

que durará para siempre…

 

No existe el límite si la energía es verdadera,

no hay nada que pueda romper este hilo

que es más fuerte que el viento, la lluvia y el tiempo…

 

Que esta luz que brilla entre nosotros, yo sé,

que durará para siempre…

Somos Extraños

‎”La realidad es que estamos solos y somos extraños; el mundo será mucho mejor si aceptamos la verdad fundamental de que somos extraños.
¿Y qué hay de malo si nos enamoramos de un extraño?
¿Es necesario dejar de ser extraños para enamorarse?
Es una de las bellezas de la vida ser todos extraños, y
no hay forma de cambiar esta realidad. Es hermoso que
los extraños te amen, que sean tus amigos, que los tengas
por todo el mundo. Así el mundo se vuelve un misterio,
¡es un misterio!”

Osho

Ego

Esta carta no es de amor, ni de odio, ni de horrores ni de alegrías. Esta es simplemente una dulce despedida.
Porque me despido de todo aquello que fuimos, de las etiquetas que nos pusimos, cuando en el fondo, simplemente somos pura energía. No me importa dónde vivas, cuánto dinero tengas en el banco, si tu casa es grande o pequeña, si tienes auto, si tienes barco. Nada de eso me interesa. No soy un casino que intenta que equilibres tus cuotas a la suerte y a los vicios.
Soy un ser que hoy te pide que mires a tu alrededor, no con ojos compulsivos, reclamantes, llamativos. Quiero que uses esa mirada que llevas dentro de tu ser, estoy segura de que si la buscas, la encontrarás.Verás, los problemas de la humanidad se basan en la alimentación del ego. Por eso me llamo a mí misma despedida. No quiero aferrarme a cosas materiales que cuando me marche de este mundo, no sirvan para nada. Ese ego que se alimenta de cosas innecesarias, que te empuja a la guerra, que te pide que alimentes tu poder. Pero, si nada más quitaras de tu mente la obsesión de tener más, de ser más, de juntar más de un montón de nada… qué sencilla y feliz sería tu vida!!
No trabajes toda tu vida en pos de una misión que no le sirve de nada al mundo. Tu materialismo no le sirve de nada a este planeta. No eres más importante que otros por lo que posees, sino por tu simple espíritu. Mira a tu alrededor…

Alguien me dijo ayer que se sentía protegido por ángeles, que derramaban sobre su alma puro amor. Eso que irradiamos, que todo el mundo busca conceptuar y ponerle nombre, no es más que energía, aprende a buscarla, a usarla, siente el calor de tu mano cuando tocas a alguien que necesita de tu compasión, siente la belleza de abrazarte a la naturaleza, obsérvala… ella nunca te pide nada a cambio, sólo te alimenta, te abriga, te besa y te ama. ¡Y no te das cuenta! Aunque todos se escondan tras la búsqueda de un tesoro al que llaman, poder, dinero, status social, blah! Eso nada más llena tu ego, pero así tengas todo lo que quieres, si no alimentas tu ser de la energía del amor, te aseguro que serás, incluso teniéndolo todo, la persona más infeliz del universo.

Hoy , esta noche, me despido de mi ego. Puede que algunas veces me alcance y me roce, pero nunca más tendrá ningún poder sobre mí.

Preguntas Existenciales

Muchas veces, a lo largo de mi vida, han pasado tiempos en los que me pregunté ¿A dónde voy?, ¿Quién soy?, ¿Por qué vivo como vivo?…

Supongo que son preguntas existenciales que todas las personas se hacen, algunos hallamos respuestas, otros no.

Admito que he tenido momentos en los que no sabía muy bien dónde estaba parada, Qué quería o hacia dónde se dirigía el timón de mi vida. Hay algo en mí que siempre ha respondido todas esas dudas, que siempre ha sabido perfectamente qué hacer y en qué momento. Algunas veces he tenido el CORAJE de hacerle caso, otras veces simplemente me senté a observar, por que las agallas no estaban alineadas a mi persona, no podía salir de mí misma y dar ese tan importante, aunque difícil, primer paso.

Vivo hablando sobre lo importante que es superar el miedo, sin embargo, debo admitir, tristemente, que ese temor me ha paralizado muchas veces, no estoy orgullosa de eso, todo lo contrario. Intento siempre enfrentarme, a pesar de todo, aunque me lleve mucho más tiempo del que debería. Supongo que no es fácil mirarse en un espjo y cargarse de valor, cuando uno mismo no termina de aceptarse.

Auto- analizarme me resulta fácil, pero doloroso, aún así, me sirve para reconocer mis errores, y en lo posible, corregirlos, como pueda, de la mejor manera que me salga.

Esas simples preguntas abren puertas inimaginables, que pueden cambiar el resto de nuestras vidas. Un deseo, algo que nace dentro y se convierte en un sueño. Hoy decidí pasar por sobre el miedo y cumplir mis objetivos.

No quisiera que el día de mañana no pueda perdonarme por aquello que pude haber realizado, y no hice.

María Eugenia Domé

“Lo único que vuelve imposible un sueño, es el miedo a fracasar” Paulo Cohelo.

Qué difícil se me hace…

Qué difícil se me hace,

manejarme como antes,

ser tan simple como un ave,

al volar con mis alas blancas…

 

Qué difícil se me hace,

el mirarte como antes,

el hacer de cuenta que no hubo tiempo

que aquí, entre nosotros,

nunca ha pasado nada.

 

Nuestro pacto era tan sencillo,

ninguno tenía que confundirse,

sin embargo, yo te quise,

como los pétalos a la primavera,

 

¿Cómo quito ahora yo mi pena?

Que en las noches me desvela,

¿y los sueños rotos dónde los escondo?

Si eran los que me daban luz y vida…

 

Qué difícil se me hace

levantarme en las mañanas

sin esperar ver tus ojos

brillando tras la ventana

sin ese fresco saludo de tus labios

que me daban todo,

aunque no quisiera nada.

 

Qué difícil se me hace,

verte cerca y no hablarte,

comprender por qué te quise,

y no comprender…

Por qué no me amaste…

Sincronicidad

 

Qué te puedo decir, las cosas que te trae la vida, no sé. No sé.

Te aclaran y te confunden. Pero al fin y al cabo, cuando alejás tu mente y pensás claramente, nada es casualidad, todo sucede por algo, toda causa trae un efecto, todo hecho una consecuencia. Las personas que se cruzan en nuestro camino estarán por una semana, un mes, un año, diez, toda la vida, quién sabe. Pero TODO y TODOS tienen algo que enseñarte.

Hay que abrir los ojos y saber ver con el corazón, quién te suma, quién te resta, porqué lo querés, porqué te molesta. Los demás son como espejos de uno, adoramos lo que nos falta, nos quejamos de los defectos del otro que nos molestan de nosotros mismos y no sabemos admitir, o simplemente ni siquiera somos capaces de notar que los tenemos.

Las personas somos duales en nuestra totalidad, somos tan buenos como malos, tan puros como impuros, tan simpáticos como antipáticos, es cuestión de elegir cómo querés ser, cómo querés crear tu vida, con quién, para qué, hasta cuándo…

Es muy fácil culpar a otros por cosas que nos duelen, es como perder un azúcar y reemplazarlo con sal. Nuestro dolor o nuestra alegría son nuestros, y de nadie más. No nos duele que otro nos traicione, nos duele que nos duela la traición, hacernos cargo de lo que atraemos desde el primer momento en el que lo pensamos es la cuestión. Somos lo que pensamos, si aprendemos a ponerles límites a esos pensamientos que nos abruman, que nos dañan, si aprendemos a decirle BASTA; al miedo, la culpa, la crítica, si aprendemos a revertir cada uno de esos pensamientos que nos paralizan, las experiencias alrededor también cambian. El poder… la persona más poderosa de tu vida siempre serás vos. Nadie más que vos va a amarte o castigarte, nadie es tan duro con vos, como vos mismo.

Cuando entendemos la sincronía de los días, la gente, las cotidianeidades… todo cambia, todo sabe diferente, estamos sobre una línea que sabemos que podemos equilibrar. Ni para acá, ni para allá. En el centro. En uno. Justito dentro de tu interior. Vos sos Dios, vos lo podés todo. Y lo sabés, no dejes que el miedo te detenga.

Amate. Después, viví.

María Eugenia Domé.

No me pidas Perdón

Fue en la noche

cuando te ví venir… 

con el cuerpo cansado, el pecho agitado,

llorando por mí, pidiendo por mí…

Todos tus sueños marchitados,

no sabes cómo dejarme ir…

No me pidas perdón,

ya es muy tarde y yo,

ya cansada de las oportunidades,

No quiero seguir en tu camino…

No me pidas perdón,

que no me sirve de nada

todas esas lágrimas derramadas

sin comienzo ni fin,

No me dejaste acompañarte

no me supiste ver a mí,

no me pudiste querer

asi, con la simpleza de mi ser…

No puedes decir que yo…

no dí todo de mí por tí,

no puedes decir

que mi alma perdí, para encontrarte…

No me pidas perdón,

esto no funciona así,

ya es muy tarde y yo…

ya no siento más amor.

No me pidas perdón,

que sólo hiere el corazón,

no me pidas perdón,

perdí mi norte al seguirte

perdí mi razón con tu locura…

No me pidas perdón,

este baile termina hoy,

ya no hay más que hacer,

busca dentro de tí,

algo de luz debe de existir,

busca dentro de tí,

pero no me pidas perdón…

 

Mi Amigo

Mi amigo, no se fija si me falta o me sobra,

no me mira con desprecio, no me deja en la sombra,

Mi amigo me bendice con su abrazo y su presencia,

siempre quita mis penas en un abrazo y una caricia,

mi amigo está conmigo en mis dolores y mis alegrías.

Él me ama con ternura, con dulzura,

acepta mis virtudes y ríe con mis defectos,

me acompaña donde vaya y me regala serenidad.

Mi amigo nunca pide nada a cambio,

sólo sabe verme con los ojos del corazón,

encuentra siempre el modo de bajarme a la tierra

cuando vuelo, naufraga, perdida en mi desilusión.

Mi amigo siempre cuenta cada una de mis risas,

porque en su alma soy como una brisa,

él sabe lo que me hace falta

sabe cómo hacerme sentir mejor.

Mi amigo me venera y me idolatra,

aunque sea una simple mortal,

su mirada brilla cuando me mira

con esa profundidad que tanto asusta.

Mi amigo tiene en sus manos la fuerza necesaria

para levantarme y llevarme a un mundo mejor.

Su amor es puro, incondicional, desinteresado,

su amor es grande y transparente como un manantial,

no sé si me merezca tanto,

pero él no se fija en nada más,

todo lo que necesito es sentir su nombre,

y me siento a salvo otra vez.

Mi amigo es especial, es único y omnipresente

sabe encontrarme aunque me esconda,

sabe leer mi silencio,

sabe acompañar mi vida.

Mi amigo y yo somos uno…

en el camino de la vida todos han pasado a nuestro lado,

y sin embargo, nosotros hemos permanecido

unidos por una luz brillante,

aunque un mar de distancia nos separe,

aunque nos separe el universo  entero,

él siempre está conmigo.

María Eugenia Domé

Él

Él amaba cada parte de mi ser,

veneraba mi cuerpo como nadie,

él sabía cómo hacerme sonreír,

y aunque estuviera enojada

siempre sabía el modo

de volverme a sus pies.

Él dominaba cada parte de mi corazón,

se llevaba toda mi bruma y me otorgaba paz,

me bajaba a la tierra cuando volaba de más.

Me abrazaba al llorar, me limpiaba las heridas viejas,

y algunas nuevas también,

y me otorgaba la confianza necesaria

para hacerme mas fuerte.

Él siempre me mostraba el camino,

me guiaba cuando estaba oscura,

era mi mejor amigo, mi confidente,

y el amante perfecto en mis sábanas…

Él sabía generarme misterio,

para que siempre estuviera pendiente de sus pasos,

me dejaba algunas dudas,

para que no pierda el interés…

Y hoy me dejó una pequeña nostalgia,

una risa alborotada cada vez que le recuerdo,

la eterna cuestión del qué hubiera sido,

si yo hubiese permanecido a su lado,

Fue mi ejemplo más grande,

de que para amar…

las palabras no son necesarias.

 

María Eugenia Domé.

La última Lágrima

Hoy se despide esta última lágrima,

la última, la más suave, la que deja marchar

el rencor, los errores, el miedo, la culpa…

No es una lágrima cualquiera, 

es de esas que -según dicen- limpian el alma.

Tiene un poco de sabor a melancolía,

pero es dulce porque guarda sabiduría,

ese saber que sólo se aprende sufriendo en la vida.

Cuando las cosas que vives se te vuelven confusas

el tiempo las aclara trayendo a la mente recuerdos

recuerdos que a veces, duelen en el alma, 

pero que sin ellos, nada aprenderíamos,

recuerdos que nos roban algunas sonrisas,

pequeñas melancolías que se  lleva el tiempo.

Quién ya no está, no está por algo,

debemos de aprender a despejarnos

de lo que no nos pertenece,

sobre todo las personas.

Aprendi que no somos dueños de nada,

salvo de nuestra propia luz, de nuestros propios sueños.

De nada sirve el egoísmo y el apego,

porque indefectiblemente, al final,

todo se termina.

Quizás el amor permanece, no lo sé,

quizás en otra vida, en otro mundo,

las experiencias nos sepan diferentes

Hoy cae la última lágrima,

la más fuerte, la más salada…

la que todo arrastra,

y con ella se marcha,

sin querer, mi memoria.

Hoy se despide esta última lágrima,

la última, la más suave, la que deja marchar

el rencor, los errores, el miedo, la culpa…

No es una lágrima cualquiera, 

es de esas que -según dicen- limpian el alma.

Tiene un poco de sabor a melancolía,

pero es dulce porque guarda sabiduría,

ese saber que sólo se aprende sufriendo en la vida.

Cuando las cosas que vives se te vuelven confusas

el tiempo las aclara trayendo a la mente recuerdos

recuerdos que a veces, duelen en el alma, 

pero que sin ellos, nada aprenderíamos,

recuerdos que nos roban algunas sonrisas,

pequeñas melancolías que se  lleva el tiempo.

Quién ya no está, no está por algo,

debemos de aprender a despejarnos

de lo que no nos pertenece,

sobre todo las personas.

Aprendi que no somos dueños de nada,

salvo de nuestra propia luz, de nuestros propios sueños.

De nada sirve el egoísmo y el apego,

porque indefectiblemente, al final,

todo se termina.

Quizás el amor permanece, no lo sé,

quizás en otra vida, en otro mundo,

las experiencias nos sepan diferentes.

Hoy cae la última lágrima,

la más fuerte, la más salada…

la que todo arrastra,

y con ella se marcha,

sin querer, mi memoria.

Ese brillo…

Sus pies miraban al suelo,
ya no era la misma niña de antes;
Su cuerpo se había transformado,
Su corazón guardaba aún algunas heridas,
Pero la alegría ocupaba el mayor lugar.

No tenía la familia que siempre había soñado,
No era la más bella de las mujeres,
No tenía todos los lujos que quisiera,

Sin embargo, su sombra bailaba, sentía, admiraba;
Su felicidad se debía al amor.
Amaba y se sentía amada, respetada, valorada,
Sus sueños de ser mejor se acrecentaban,
Amando nada era un sacrificio.

Las risas y los poemas brotaban de ella cada  tarde
Mientras dulcemente esperaba a su amado.

Nadie preguntó quién era;
Nadie vió en sus ojos el brillo del universo,
Ese que todos los poetas mencionan
Pero que sólo unos pocos, fuimos capaces de ver.

María Eugenia Domé

Quién pensaría…

Hace tiempo que vengo, sintiendo esta despedida,

un manto negro cubre todas las heridas,

y hasta cuando recuerdo aquella tarde que te ví,

en medio de la lluvia, rogando por mí,

entre lágrimas dijiste amarme, y pediste una nueva oportunidad…

Y me negué, con mi orgullo siempre vacilante,

y me negué, como se niega un niño caprichoso

a dejar de jugar su juego.

Quién pensaría, que esta herida

se volvería a repetir otra vez…

Quién pensaría, que esta herida,

dolería un poco más.

Fueron pocos los momentos felices,

el tiempo cambió tu manera de amar,

las cosas no fueron como pensamos,

ya no hay a quién culpar.

Estabas lejos, la mirada ausente,

y yo queriendo luchar…. ¿Para qué?

No se puede pelear contra la nada,

se necesitan dos para triunfar.

Por eso me marcho, como lo prometí,

con un poco de tristeza a cuestas,

y la sensación de nunca más volverte a ver.

Con el corazón, un poco roto,

y otro poco vacío, ya no hay mitad.

Confieso que sí, que yo te amé,

de un modo casi sobrenatural.

Sin embargo, nada fue suficiente,

seguías lejos, sin poderte alcanzar…

Quién pensaría, que esta herida

se volvería a repetir otra vez…

Quién pensaría, que esta herida,

dolería un poco más.

María Eugenia Domé.

Tómate Tiempo

TÓMATE TIEMPO

Tómate tiempo para pensar, es la fuente del poder;
Tómate tiempo para orar, es el mayor poder;
Tómate tiempo para reir, es la música del alma;
Tómate tiempo para Jugar, es el secreto de la eterna juventud;
Tómate tiempo para amar y ser amado, es el privilegio que nos da Dios;
Tómate tiempo para dar, el día es demasiado corto para ser egoístas;
Tómate tiempo para leer, es la fuente de la sabiduría;
Tómate tiempo para trabajar es el precio del éxito;
Tómate tiempo para hacer la caridad, es la llave del cielo.

Madre Teresa de Calcuta.

Si algún día

Si algún día, por esas desgracias, dejaras tú de quererme…
Ese destello en tus ojos desaparecería,
ya no habrían caricias en mi almohada, ni de recuerdo, ni olvidadas…
Si algún día, por esas desgracias, dejaras tú de amarme,
ya no podrías jugar en mis sueños,
en mi cara, en mis labios,
ya no habría charlas memorables,
abrazos inolvidables,
peleas de mentira,
ni risas estalladas.

Ya no habría madrugadas desveladas
jugando a ser dueños del cielo y sus estrellas
ya no habría un porqué para el futuro que soñamos,
y las cosas que logramos…

Si algún día dejaras, tú de extrañarme,
ya no habrían llamados a horas extrañas,
ni cartas de amor escritas a mano,
ni esperanzas de vernos, de besarnos, de esperarnos.

Si algún día nuestros caminos se dividieran,
pido permiso, yo quiero llevarme
el aroma de tu pelo en la mañana,
el silencio cuando me miras durante horas,
quiero llevarme también esos versos que pude robarte,
quiero llevarme lo que juntos aprendimos,
aquellas tardes de té que compartimos,
y algunos gramos de nuestros recuerdos,
es que fue tanto lo que recorrimos,
que hoy quiero pedirte,
desde aquí, con este miedo,
que siempre recuerdes que donde voy,
yo siempre te quiero…

María Eugenia Domé

No lloro

¿Qué puedo decir?

Gracias por tus rosas tan hermosas, incluso con espinas dolorosas, que me hicieron crecer, contra vientos y mareas.

Gracias por que con vos sentí las sensaciones más increíbles del Universo.  Sé que darte todo de mí y más… no fue suficiente… sin embargo, sé que en el corazón del hombre nadie manda, nadie elige. Sé también que no eras para mí. Aunque haya luchado mucho conmigo misma, incansablemente, para no admitirlo. 

No podía comprender porqué no me amabas. O mejor dicho, porqué no me amaste lo suficiente, como para que nuestros caminos sigan unidos.

Es difícil pensar claramente, cuando se tiene el corazón roto.. uno se transforma, se desploma, ve el abismo de lo negro del alma, cuando ese dolor punzante asoma.

Hoy quiero despedirme, no porque no lo haya hecho, si no porque lo hice pero no lo procesé… no te dejé ir de corazón. Pero algo hoy me dijo que puedo decirte adiós. Que comprendo que ambos fuimos como fuimos: Diferentes. Que quizás ví magia donde no la había, que no era real que el mundo se pusiera en cámara lenta cuando sonreías. No, era yo la que atesoraba el momento, el mundo seguía girando igual que siempre, no era culpa de la lluvia que me desterrara cuando no estabas… no era culpa del sol que saliera a buscarte sonriente, era una ilusión en mi mente, una obsesión en mi cuerpo, una maratón en mi metabolismo.

No lloro por que no estés, lloro por que se desmorronó un sueño. Un sueño que contruí, sola, dejándome llevar, entregándome a la nada, regalando mis días, mis dudas, mis fuerzas, mi fe.

Sí, hoy te digo adiós y borro todo lo que algún día escribí para vos y para mí. No borro nuestra historia, borro el dolor, me quedo con todo aquello que me enseñaste, con las risas y los paseos, con las noches de helados, vinos y pasteles de colores. Me quedo con eso, con lo mejor.

Me quedo con tus consejos que me hicieron valiente, con esa mirada que tenías sobre mí, esa forma en que me veías, tan mágica, que hacía que yo realmente creyera que en una princesa rodeada de amor… me había convertido.

No lloro, como dije, por nosotros, no lloro por dolor, no lloro por venganza, no lloro por rabia, no lloro por un ego herido. Lloro por que se desmorronó el hombre de mis sueños.

Hoy te digo adiós y estoy segura, que todo lo que nos dijimos alguna vez fue verdad, ambos dejamos una huella, fuimos importantes el uno para el otro, nos tuvimos en las buenas y en las malas… mientras duró.

Como dije, lloro porque se desmorronó el hombre de mis sueños. Pero no se desmorronó mi sueño. Cuando encuentre al hombre de mis sueños, recién ahí te vas a dar cuenta que no estoy. Recién ahí vas a valorar lo que perdiste. No lo digo orgullosa, lo digo tristemente, porque te conozco, porque sé que un día te cruzaré en alguna calle. Y de lo que fuí para vos… ya no habrá nada.

Perdimos

Tengo tantos sentimientos guardados dentro, que no sé por dónde empezar. Camino y busco aliento para volver a empezar. Parece tan fácil, pero a cada escalón me cuesta un poco más.

La locura cuando persigue lo hace a toda velocidad. Los malos recuerdos no son tan simples de olvidar. No se olvidan. Se superan, pero dejan una huella. Una huella que duele, y que de vez en cuando vuelve para recordarte que una vez… en tus entrañas hubo un profundo cristal clavado. No un cristal común, un cristal roto, con puntas, enorme.

No importa cuántas veces respires y te repitas que ya pasará. No importa cuánto tiempo pase. No importa cuántas personas te hablen y te abracen. Hay personas y momentos que son irremplazables. Y Hay días de la vida que es mejor…

Nunca haberlos vivido.

Pérdida.

Perdimos.

De desamores y esas cuestiones…

De desamores y  esas cuestiones
Hablan siempre las canciones,
Busco una donde identificarte,
Pero ninguna alcanza a develarte,
Por que eres tanto, eres todo,
Que es imposible explicarte.

Llevo un tiempo ya
Queriendo borrarte
Me es imposible pensar
Que con otro pueda olvidarte.
Ya no llevo aquella risa que me contagiabas,

Pero conservo las caricias
Que en aquellas mañanas me dabas.

 Éramos los dos tan simples y completos
en los momentos que estábamos juntos.
Guardo en la memoria las palabras
Que no se olvidan jamás de los jamases,
Esas que quedan penetrando, en lo profundo de la mente
Y se vuelven una y otra vez titilando
Haciendo palpitar mi alma fuerte.

 Sé que ya soy parte de tu pasado
Pero en mi vida sigues siendo mi presente más preciado,
porque en cada trozo de mi sangre
Sigue habiendo fuego, pasión y arte,
y todo ello está grabado con tu nombre.

Aunque pase el tiempo siempre serás mi príncipe encantado
Con tus pros y contras aún eres mi ser más amado.
Insisto, yo te amaré por siempre,
Aunque siempre sea en vano. 

En lo más oscuro…

Sí, tengo los ojos brillantes, y no es de amor.

Tengo la piel latiendo, la garganta doliendo,

el corazón a punto de explotar,

y no es de felicidad.

 

Sí, sonrío y te miro…

y por dentro me pregunto

¿Cuándo podré perdonarte?

No puedo olvidarlo… 

Tantas noches escondiéndome de tus manos,

tantas veces evitando tus palabras,

tanto tiempo intentando olvidar

cuánto me lastimaste.

 

Yo quisiera desprenderme de todo y decirte:¡Te quiero, volvamos a empezar!

Pero no puedo mentirme, no puedo mentirte,

no puedo pensar siquiera

en tenerte cerca…

No puedo dejar de tener miedo,

de sacar mis instintos,

de protegerme de tu ira, tu odio, tu dolor.

 

 Ojalá algún día, no muy lejano,

podamos decir, que estamos en paz.

¡Cómo quisiera!

Es tan difícil oír tu voz y no recordar tanto daño…

Quisiera poder alejarme de tí, 

y hasta me avergüenzo a veces de detestarte como lo hago,

aunque tengas mi sangre no tienes mi respeto.

Aunque seas mi familia, 

en mi mundo no hallo lugar para tí,

que no sea en lo más oscuro…

de mis peores recuerdos.

Ella

Ella te mira de reojo cada día,
pierdes la noción del tiempo, de las horas y la vida,
todo queda fuera por que sólo importa el momento
en que cruzan sus miradas,
sus más profundos sentimientos.
Y aunque el mundo los separe,
nadie puede entrar en tí de esa manera
tan fuertemente que hasta crees
que no hay modo de desprenderla de tí mismo,
por que eres tú, lo que ella vive.

Porque te quiero…

Por que te quiero, sin saber cómo, ni cuándo, ni dónde,

por que no espero nada, sé que estarás.

Por que un sueño nace hoy, dentro de mí.

Por que puedo sentir tu amor, sin que lo nombres,

sin que lo digas, sin que lo expliques, por que te tengo presente a cada instante,

en cada mañana que despierto con tu nombre pegado a mi boca

y tu corazón cerca de mi alma.

Por cada noche en que mi último pensamiento son nuestros momentos,

dulces recuerdos que alimentan mi amor.

Si, yo recuerdo, cuando tus manos enredaban mi pelo,

Si, yo recuerdo cuando tus brazos rodeaban con dulzura todo mi cuerpo.

Si, yo recuerdo cuando cantabas y me mirabas con tus brillantes ojos.

Si, yo recuerdo, la noche que pasamos piel a piel, sin poder ni querer despegarnos un solo instante.

Sí, yo recuerdo cuando decidiste jugarte y venir a mí, sin importar la distancia ni el lugar.

Sí, yo recuerdo ese hermoso momento donde nuestras miradas se cruzaron de una manera inexplicable,

y supe que te amaba, y lloré como una tonta, y para mi orgullo, dije odiarte.

Tú sonreíste y me abrazaste, creo que comprendiste mi mensaje.

Sí, yo recuerdo aquella tarde de plazas y helados, de besos aromatizados,

de cuerpos confundidos, de baños de placer.

Sí, yo recuerdo, tu nombre y mi nombre, escritos una y otra vez.

Sí, y recuerdo aún la sensación de aquel primer día que te vi.

Tan transparente y tan misterioso, jugando tu juego, haciéndome sentir,

ese cosquilleo que creía perdido en mi adolescencia.

Hoy simplemente quiero decirte que te amo.

Sé que no es fácil para mi decírtelo en persona, quizás algún día,

no muy lejano, pueda mirarte como siempre te miro y decirte que eres todo lo que yo quiero,

lo que siempre soñé.

Quizás algún día renuncie a mis miedos,

y te digas sin dudas ni temores, que te amo.

Que te amo de veras.

Arrancarte

Me siento extraña,
la gente camina por la calle,
Bajo este domingo de cielo gris,

Quizás sea porque es domingo
Quizás sea porque me cansé de fingir
que ya no te quiero, que ya te olvidé.

Me siento extraña.
Ha pasado un tiempo,
me he mentido a mí misma,
he cambiado mi forma de ser.

Sé que fue lo mejor para los dos,
Pero, sin embargo, cuando te recuerdo…
Pierdo la cordura, la paciencia, la voz.
Y me repito que ya no te quiero
Que no necesito de tu risa alborotada,
Que ya no siento más amor.

Me siento extraña,
Otra persona vive en mi interior.
He dejado de ser yo misma,
he puesto ante mí un mural
para que nadie pase,
para que siempre quede mi amor…
Mi amor por tí.

Me siento extraña, sonrío, bailo, sueño
pero un fuego crece dentro de mí.
Y sé que siempre seguirá conmigo
por que no hay día que pase,
que yo no me acuerde de ti.

Me siento extraña, He renunciado al amor,
dejé esos cuentos de hadas para aquellos inocentes,
que aún no sufrieron el desgarro
el perder el tren de los más grandes sentimientos,
que aún no dieron por perdido
algún amor correspondido.

Me siento extraña.
Yo no solía hablar así,
tan triste, tan oscura,
tan cerca de la tortura,
me castigo sin tener culpas,
me lastimo sin merecerlo,
Me lleno de miedo y de dudas…

Pero en el fondo todo lo que tengo…

Es la impotencia de no saber  cómo, de qué modo, con qué herramienta,

… olvidarte por siempre, arrancarte de mi.

Ellos

Ellos eran dos y eran uno, en lo oscuro y secreto.

Ellos eran quienes se amaban más que cualquier otra cosa en este mundo.

Construyeron juntos una historia para siempre.

Y Aunque hubo sueños destruidos y temores permanentes,

lo que hubo fue más duro y fue más fuerte.

Fue más que el tiempo y la memoria de aquellos que pasaron por su lado

y no vieron mas allá de su presencia.

Caminando bajo el puente nada era diferente,

sólo ellos y detrás, muy detrás, la gente.

Perdida

Sólo sé que esa noche corría. No sé bien a ciencia cierta dónde iba. A cada paso que daba lanzaba un gemido, un desgarro, un corazón sufrido. A cada respiro era un nuevo esfuerzo para recuperar aliento, aliento de aire y aliento de ese interior.

La ví al borde de la playa, con su cabellera larga y desteñida. Se sentó a descansar las piernas y a respirar, esta vez más tranquila. El viento era fuerte, pero ella se mantenía serena. Había marchado su mente de este mundo. Había dejado todo su llanto atrás. Pero su corazón latía, no como antes, no desesperadamente, simplemente latía, como una máquina, como un deber.

Se repetían imágenes ante el mar. Recuerdos dolorosos que ya no alcanzaban a ser puñales, pero que sin embargo, allí estaban, atormentándole, constantemente.

Tenía miedo. Estaba a punto de perderlo todo. Buscaba en el horizonte una respuesta, pero aparecían muchas, todas muy diversas, todas díficiles, ninguna inmune al dolor.

Escapar. Perderse en la noche, ver las estrellas y dejar que los recuerdos pasen y se vayan. Quería, en ese momento, dejar pasar todo aquello, para poder volver a ser la que era. Para poder volver a brillar, para poder volver a confiar en que la vida, siempre tiene una oportunidad más. Que en algún lugar iba a encontrarse a sí misma, que en algún lugar iba a volver a confiar… en la gente, en el futuro, en ella misma.

Estaba perdida, si. Muy perdida. Pero era hora de tomar una decisión. Era hora de vivir. De comenzar de nuevo, de enfrentar los fantasmas, de quererse de a poco, de tener esperanzas, y con ellas, esperar lo mejor.

Ella es Diferente

Ella es diferente… lo dice la gente, lo siento en su voz.

Ella es diferente, lo dice la gente, lo siento en su amor.

Ella es diferente, un cuerpo sintiente, un puro fulgor.

Brilla en la oscuridad y en la plenitud del día.

Donde quiera que vaya lleva paz y alegría.

Ella tiene un don, como todos,

sin embargo, el suyo es especial.

Es distinta, cambiante, un remolino sobrenatural.

Ella es diferente, tan transparente, que puedes ver

a través de sus ojos, a través de su andar,

que algo se trae, que no es normal.

Habla despacio, escucha atentamente,

siempre tiene una respuesta correcta a todo,

siempre sabe cuándo dejar de pensar.

Ella es diferente, lo dice la gente, lo veo en su mirar.

Ella es diferente, lo dice la gente, lo veo en su andar.

Ella es diferente, lo dice la gente, lo veo en sus manos,

sus labios, su forma de estar, ella es especial.

Ella es diferente, lo vive distinto, lo puede crear,

ella tiene el poder de conseguir una meta, un sueño, un simple momento,

…con sólo pensar.

Ella es diferente a toda la gente, lo sé porque en sus ojos

hay algo más que colores y profundidad.

Ella es inexplicable, es sola, es toda, es mucho y es mar.

Es infinita, nunca se acaban sus ganas de dar.

Siempre presente, escucha latente, siempre sonriente

te mira de frente, te habla paciente, te hace mejor.

Ella es diferente, lo dice la gente, lo siento en su amor.

Mi Pequeño

Nada … todo quedó en el más grande silencio. Ese lugar que elegimos para guardar las palabras que están demás decir. No sé si podré, no sé si estarás aquí, dentro de mi… Pero si vienes , angelito mío, siempre habrá risas, amor y abrazos, toda una vida, sólo para tí… mi pequeño.

Máxima

Piensa libremente, ayuda a la gente y por lo que quieras: LUCHA Y SE PACIENTE. Lleva poca carga, A NADA TE AFERRES, porque en éste mundo, NADA es para siempre. NO HIERAS A NADIE, reparte alegría. Y si alguien TE ENGAÑA, al decir “TE QUIERO”, pon más leña al fuego, Y EMPIEZA DE NUEVO! Grita contra el odio, contra la mentira, que la guerra es muerte, Y LA PAZ ES VIDA!

Anónimo.

Duele

 

Duele…
Extrañarte duele…
Me duele en el alma, en el pecho, en las entrañas
Me duele en las mañanas, en las tardes y en las noches…
Me duele por que te espero, por que nunca dejo de soñar,
Por que no puedo soltarte
No sé comprender por qué no me amaste.

Y lloro. Es mi único consuelo,
Se me van las ganas, la risa, los cantos, el baile,
Desaparece en mí, de a poco, la voluntad de levantarme.
Y muero de a poco, y sé que quizás
es una exageración.
Pero es como siento hoy…
Hoy siento la muerte posarse en mis ojos,
Hoy quiero cerrarlos y no abrirlos más,
Perder la memoria, dejarme llevar.

Aprendiendo

Soy un espíritu viejo. He vivido muchos años y he viajado por muchas partes del mundo sin moverme un centímetro.

He logrado crear paz en mi mente y refugio en mi corazón. He logrado amarme y amar a otros. Puedo ser comprensiva y logro perdonar cualquier cosa a cualquier persona, sea el daño que sea, por que soy consciente de que el daño que haces a los demás, en realidad te lo haces a tí mismo.

He aprendido a sufrir en silencio y guardar las lágrimas para cuando estoy sola. He aprendido a sonreír aún en la angustia porque es lo único que la aliviana y la disminuye. He conseguido alterar estados de ánimo desfavorables y transformarlos en una herramienta positiva y de transformación.

He aprendido a disfrutar y apreciar en demasía mis propios tiempos conmigo, he aprendido a abrazarme y valorarme aunque me sienta vencida.

He aprendido de mucha gente y de muchas experiencias. pero lo que más me ha enseñado siempre es el dolor. La gente dice que la vida es sufrimiento, como si ello fuera algo aterrador, sin embargo, lo encuentro como una forma de volverse más fuerte y más sabio. Las personas que nunca han sufrido o padecido no saborean la vida, no la valoran, no absorven conocimiento de ella, es como si pasaran sus días en piloto automático. Sin embargo, encuentro muy difícil – casi imposible- que en el mundo en el que vivimos hoy, alguien, por más bendecido que sea, no haya sufrido, al menos una hora de su vida.

He aprendido que el amor es lo más grande que hay en la vida, aunque la gente quiera llenar el vacío con materialismo, dinero, viaje, ropas de marca, coches, metas profesionales, o lo que sea. Siempre el fin último es sentirse pleno de felicidad. Sin embargo, eso no sucederá hasta que se aprenda a amar, comenzando por amarse a uno mismo, y siguiendo por abrir los ojos, mirar alrededor, observar las cosas vivientes, y amarlas también, no sólo por cómo lucen, aunque es una gran puerta de entrada la mayoría de las veces, si no por lo que son capaces de hacernos sentir, y cuánto nos vemos reflejados en ellos. El amor a otros es como un espejo, los amamos más cuando nos amamos más interiormente.

Ella y El


Ella lo espera cada noche en el mismo rincón

abre sus ojos brillantes y su gran corazón

El llega ansioso también, esperando encontrarla.

Juntos deambulan en la nada,

Compartiendo sus sentimientos…

Sus penas, alegrías, sus dudas y sus porqués.

Sienten la culpa hundirse en el pecho pero igual…

Algo los une y no se pueden separar

La sensación de perderse amarga cada día un poco más

Ninguno quiere enfrentar la verdad:

una noche de estas,sus caminos se separarán.

Ya estaba todo dicho cuando comenzó la partida

Ya estaba todo dicho pero se acomodaron sus vidas,

Se amoldaron las heridas, y juntos aprendieron a quererse,

Pero no notaron que estaban comenzando a quererse de más.

Que lo construido podía acabar con sus sueños,

Que la confusión sería tan grande que dolería,

Ambos eran fieles, al valor, la lealtad y la vida,

Pero no supieron qué hacer cuando el corazón

Comenzó a pedir perdón, a reclamar que le dieran su espacio,

A darle nostalgia a las mañanas

A notar el sabor amargo en las tardes cotidianas…

No supieron qué hacer cuando el corazón

Levantó batalla a la razón,

Y todo lo demás apagaba,

de a poco, siempre de a poco,

Toda ilusión y todo sueño.

Oír con el Corazón

Sé que las palabras que más importan,

las que salen de bocas amadas,

las que aclaman un poco de paz,

las que dicen un “te quiero” fugaz…

No se escuchan con los oídos…

las Oyes con el Corazón.

Las cosas que dices y que esperas que digan

esas personas que más anhelas oír…

Esas palabras tan fundamentales que cuesta decir,

las que reemplazas por caricias o por miradas sin fin.

No se escuchan con los oídos

Las oyes con el corazón.

Aquellas personas que siempre están cerca

aunque la distancia los tenga muy lejos,

muy lejos de tí.

Aquellas personas que lo valen todo

por que las puedes sentir

No se escuchan con los oídos…

Las oyes con el corazón

Esos pequeños instantes que quedan

grabados por siempre muy dentro de tí,

esas pequeñas luces que brillan

aunque pasen los años

jamás se marchitan (es que viven en tí)

Esas mentiras que alguna vez escuchaste con tanta pasión

lo que creíste que fuera para no enfrentar tu dolor.

Aquellas mentiras que dice la gente

para que te sientas mejor…

No se escuchan con los oídos

Las oyes con el corazón.

Aquel amigo que siempre ha estado

mirando de frente tu luz,

aquel que te ha visto desnudar tus sentimientos,

llorar con fuerza, reír sin parar…

Aquel que ha soñado contigo en silencio y nunca te supo decir…

Esas palabras que nunca llegaron…

No se escuchan con los oídos,

Las oyes con el corazón.

Toda tu vida pasa frente a tus ojos,

todos los recuerdos que vienen y van

todas aquellas confesiones que guardas en el alma…

No se escuchan con los oídos,

Las oyes con el corazón.

No fue tu error ser como eres. Fue mi error esperar que fueras como yo quisiera que fueses. Y cuando te acepté dejé ir un trozo de corazón. Por que lo que tú querías que yo fuera, no era lo que yo era. Somos almas diferentes, ya no hay punto de encuentro. Es la razón por la que duele. La razón por la que no nos entendemos, la razón por la que nos alejamos y nos acercamos, casi constantemente.

Como un fantasma te apareces a mi lado,

me susurras y te oigo tan lejano…

Pero siento yo la brisa y el calor de tu mano,

que no estés no significa que te haya querido en vano…

A veces es necesario cerrar puertas, aunque nos duelan en el alma, para poder salir adelante, comenzar de nuevo… Se necesita valor, confianza, y mucho, muchísimo amor propio… Si no te respetas a ti mismo, nadie más lo hará por tí.

¿Qué es Amar?

Me creí valiente,
Diciéndote de frente
lo grande que es mi amor por ti.

No hubo respuesta,
no hubo caricias
ni una mirada complaciente
ni un sol que brille por detrás.

Hubo un silencio,
una distancia insoportable
aunque a mi lado
Tú dormías.

Me llené de miedo;
Me llené de lágrimas
y sin embargo me sentí aliviada
por que había sacado de mi pecho
las palabras que tanto tiempo me guarde.

¿Qué es amar? , me preguntaste.
Y no supe responder
Quizás por que el amor no se explica,
Sólo se siente dentro,
en un latido, en una respiración
En una sonrisa cómplice
en una mirada brillante
en un paso firme de la mano
En una mañana
que amanece con nuestros pies enredados.

¿Qué es amar?
No se explica, ya lo dije, sólo se siente
En un llegar, y en tu marchar
En tu saludo y tu respeto
En tu cariño y tus palabras
en cada segundo que pasamos
Extrañándonos.
Es la simple simpatía
de sabernos compañía
De querernos compartir
cada instante de la vida;
cada roce de piel a piel…

¿Qué es amar?
Es saber que pase lo que pase siempre yo estaré
Para bien o para mal, a tu lado permaneceré
En las buenas y en las malas
Mi hombro y mi mano te cederé.
En las noches y en las tardes tú tendrás
mi amor, mi calor, mi presencia a tu favor.

Siempre estaré contigo aunque me vaya
y jamás saldrás de este corazón.

Tampoco podrás olvidarme, por que soy
La primer mujer que esta dispuesta
A amarte incondicionalmente
A darte sin esperar nada a cambio;
A aceptarte como eres;
Tan perfecto e imperfecto
pero Amor a mis ojos,
Si pudieras por un segundo verte
Como yo te veo,
Jamás volverías a dudar de ti mismo.
Jamás volverías a sentir miedo:
Por que ya lo tienes todo…
Todo está en tu corazón.

Tampoco podrás olvidarme por que soy
La primera mujer dispuesta….

… a enseñarte a amar….

Ella

Es una maravilla como se mueve al pasar.
Siempre tan bella, tan nada, tan fugaz.
Es una loca que anda con los brazos abiertos de par en par.
No sabe si cree, si sueña, si vive, si está o no está.
Tiene en la boca sabor a manzana y en la espalda
…una mariposa tatuada sobre el mar.

Es tan pura y tan cruda que da miedo cruzarla en la oscuridad.
Es la mañana que se levanta y es la noche al acabar.
es una mezcla de todo y de nada , es una indescriptible estrella
capaz de moverte estés donde estés.
Es tan vacía y tan llena que nadie sabe dónde está.
Pero te persigue, no puedes soltarla, sin ella te mueres, pierdes el norte, la llama, la paz.
Es tan tenebrosa como amorosa, tiene el todo en un solo lugar.

Tengo Derecho

Tengo derecho a celarte, a mirarte de reojo,
Tengo derecho a ser tuya, a consolar tu llanto y reír con tu risa…
Tengo derecho a tantas cosas pero callo algunas otras.
Tengo derecho a tenerte conmigo una noche, una tarde y una mañana también.
Tengo derecho por que quiero, por que siento y porque estás.
…Tengo derecho a proclamarme dueña de tus besos y caricias,
a llamarme enamorada, ensoñada, incrédula.
Tengo derecho a amarte infinitamente y porque sí.
Tengo derecho a tener miedo, porque te fuiste y volviste,
porque te esperé y llegaste,
porque te amo incansablemente.
Tengo derecho.

¿Seremos tan diferentes?

Cuando tenía cinco años, mi padre decidió que la mejor manera de acabar con su adicción al alcohol y a la violencia familiar era suicidarse.
No sólo cumplió con el objetivo, sino que lo hizo en la habitación siguiente a la mía.
De esa noche no recuerdo mucho, salvo a la policía, las ambulancias y los vecinos intentando sacarme por la ventana, de manera que no viera nada.
Lógicamente en ese momento de mi vida poco podía entender, era tan sólo una pequeña niña, que todo lo que quería era el amor de la madre y jugar la mayor cantidad posible de juegos.
No parecía haber consecuencias demasiado graves, al menos en esos días. Con los años mi hermana también enfermó y seguía persistiendo la violencia y la depresión. Poco a poco fui queriendo escapar, corría debajo de las camas y me tapaba los oídos para no escuchar, -ni ver-, lo que sucedía.
Hasta que realmente fui dejando de escuchar, realmente tenía problemas de audición, y tuvieron que recorrer hospitales, hacer audiometrías y verificar que con nueve años, esta niña fue declarada “Discapacitada auditiva”. Una Hipoacusia que para muchos era grave, pero para mí significaba gratos momentos de silencio, una buena manera de escapar del dolor y las peleas. Una buena manera de desaparecer cuando las cosas no iban bien. Pensé que había un Dios generoso que entendía lo que yo necesitaba y me otorgaba los deseos, aunque fuera pequeña y pidiera cosas incongruentes.
Fue dolorosa la infancia, ser el centro de las burlas de un instituto escolar, volverme cohibida y de contados, contadísimos amigos, tenerle miedo a toda persona que me mirara “De esa manera extraña”, sintiendo que algo había hecho mal, que no debería ser como era, que estaba mal tener problemas.
Con los años aprendí a respetar los desafíos, aprendí también, a quererme como nadie me ha querido. Aprendí que puedo hacer mil cosas, que no soy tan poco como otros dijeron, que no siempre puedo adaptarme a otros, pero que otros podrían adaptarse a mi.
Honestamente, con una mano en el corazón, me costó mucho aceptarme, aceptar los límites, aprender a abrazarlos y superarlos. Me costó mucho ver que podía ser amiga de la gente, que podía brindar amor, y que podía también, dejarme querer. Aprendí que nada es tan peligroso como el propio miedo, el propio prejuicio, el sentir que uno “No puede”.
Considero que uno puede conseguir todo lo que desea, si realmente se lo propone, considero que nada es tan grave como uno lo ve, la mente tiende a “Agrandar” e “Inflar” Enormemente los problemas. Pero siempre hay una salida, quizás no la veamos, pero la salida está. Y no es la muerte, no es bajar los brazos, no es escapar por los caminos que conducen a más problemas y angustias. Es simplemente tomar valor y abrazar los sueños.
Considero también que uno mismo se conoce lo suficiente y tiene las herramientas necesarias para llegar a donde quiera llegar. Hoy en día (gracias en parte, a la tecnología) puedo escuchar lo suficiente como para entenderme con la gente “Normal”, lo suficiente como para amar, sentir y bailar, lo suficiente como para escuchar la música que amo y las palabras del corazón de la gente. Lo suficiente como para saber que nada, absolutamente nada, es imposible.
Me produce muchísima impotencia el ver el maltrato que reciben ciertas personas, con distintas capacidades diferentes, o diversas razas, o por su preferencia sexual, o por su estatus, o lo que sea. Cada vez que veo ese maltrato recuerdo a la niña que aún vive en mí, que alguna vez fue maltratada, avergonzada y lastimada. No por personas malas, jamás. Sino por personas ignorantes, que desconocían lo que provocaban.
No seamos ignorantes, no critiquemos al otro por ser diferente, de hecho, festejemos esa diferencia, aceptémonos tal como somos, seamos compasivos y amorosos. Seamos amables con nuestros hermanos, compartamos o no ideas o preferencias. Lo que a ti te falta, otro te lo puede proporcionar. Lo que a ti te sobra, otro lo puede necesitar.
Y como creo que lo que me sobra a mí es amor, eso es lo que doy, todos los días, a todos los seres que me cruce. Como lo que me sobra es este don de comunicarme hoy con vos, te pido que abras tu mente y que te despegues de tus prejuicios, que abras tu corazón y me ayudes a que todos, de a poco, creemos un mundo mejor.

María Eugenia Domé

El amor más puro

Yo,
Ya no duermo por las noches,
estoy libre de reproches
por que mi amor es así.
Sé que tienes miles de defectos,
incluso que no has hecho lo correcto,
sé que eres superficial, cobarde y hasta inseguro,
y no me importa por que mi amor
es tan grande que hasta ama esas partes oscuras de tu ser.
Mi amor las puede iluminar,
así de poderosa me siento
cuando siento en mi pecho los latidos
que me provocas sin saber.
Yo,
ya no duermo por las noches,
me dedico a recordarte
me dedico a devorarte
con mi imaginación,
y sabes que?
Amo hacerlo, amo que estés en mi pensamiento
quiás más de lo debido,
amo que no estés conmigo aunque me retuerza de dolor esa herida
lo amo por que amo todo de tí
incluso esas decisiones que llevaron a alejarte de mí.
Por que sé, hoy lo veo bien claro,
mi amor es tan grande,
que incluso ausente, puedo amarte y ser feliz.
Por que si es lo mejor para tí,
también lo será para mí.
Quizás nunca regreses, lo se,
pero no importa…
me basta con haberte vivido,
haberte sentido en mi piel,
haberte hecho el amor una y otra vez,
y aunque escriba mil veces tu nombre,
y aunque nunca sepas todo lo que escribo y siento por tí,
sé que lo sientes por que mi amor,
como ya te dije,
lo traspasa todo y tiene un enorme poder.
Y en algún lugar de tu alma,
sé que puedes sentirlo – sé que puedes sentirme-
Yo
ya no duermo de noche,
aprovecho esas horas,
para entregarte mi vida
de a pedazos, de a retazos,
pero mi vida al fin.
te amo más allá de todo límite, de toda contradicción.
te acepto tal como eres, incluso cuando no es como yo quisiera,
te amo con lo maravilloso y lo trágico,
y con esos pocos retazos que cuento,
me basta para sentirme llena y completa.
Y saber que jamás, mi amor, jamás
… te olvidaré.

María Eugenia Domé.

No sé vivir…

Yo quise correr a buscarte
a pedirte que me regreses
mi corazón… mi corazón.

Yo quise arriesgarlo todo
tomar tus huesos y juntarlos
con los míos.
Yo nunca comprendí
tu necesidad de huir
de mí…. de mí…

Yo todo te entregué
mis momentos más felices
mis luchas y cicatrices
mis días de luna y mis noches de sol.
Mi esperanza más recóndita
mi última gota de sal.

No sé superar este vacío que siento
cuando no estás…
cuando no estás.

No sé vivir sin tu carcajada,
sin tu bendita mirada
cavada justo en mí,
No sé respirar sin tu aliento
no sé dormir sin tu sueño
no sé besar a nadie más,
no puedo perderme de nuevo
no puedo volver a empezar
quedé trabada en el momento
en que me dejaste marchar.

Acabé con mis ilusiones y mis sueños
y pregunto cuándo será
que te dejaré de extrañar.
No sé vivir si tú no estás.

Tu Camino

Cuando entregas el corazón,
y das lo mejor,
y no esperas nada,
sólo dejas que fluya la energía que nace….
Cuando te llenas de luz,
y todo se vuelve puro a tu alrededor
estás en el camino correcto…

Cuando eliminas de tu vida
aquello que te hace daño
y a lo bueno le das la bienvenida
te sientes perdido, lo sé
pero es necesario para tener paz.

Cuando renuncias al miedo
y puedes ver con amor los deseos
y hasta los defectos de la otra gente
que por ser diferente,
no deja de ser única en su esencia.
Cuando liberas la culpa,
y te perdonas de nuevo,
mimas al niño interior que llevas dentro,
que ya ha sido lastimado y dañado,
y lo llenas con tu amor y tu cariño
y lo dejas que juegue, que hable y que sienta
te empiezas a sentir acompañado

Nada necesitas más que amarte cada día
que bendecir todo lo maravilloso que tienes
y valorar cada paso que das, y amarte y felicitarte continuamente.
Cuando te conectas contigo
ocurren milagros de esos sentidos.
Ocurren las cosas más maravillosas
más grandes de lo que puedes imaginar.

Y cuando amas a alguien, con el corazón abierto
y lo dejas libre, y no esperas nada,
solo le das, y solo recibes,
solo dejas de esperar, y te entregas a lo que vives
sololo dejas libre, y permites que sus elecciones sean respetadas
Cuando amas a alguien, con el corazón abierto
lo dejas ser como es, le das libertad para elegirte
lo sueltas y solo regresa,
si es la persona correcta.

Cuando descubres que cada cosa que vives
es perfecta tal como ocurre,
aun con el dolor y la ansías,
vale la pena el aprendizaje de lo vivido,
cada momento tiene su magia
cada persona que te acompaña en un trazo del camino,
tiene algo que enseñarte, y tienes algo que enseñarle.
Nada es casual, ni siquiera lo más insignificante.

Abrete a la vida
deja que te mime, te abrace y te ilumine.
Jamás pierdas tu rumbo,
si lo das paso a paso
y en cada paso dejas tu amor y tu huella…
tu vida habrá valido la pena.

Niña Buena

Ella es la niña buena de rizos dorados
la que todo lo ha perdonado y superado
es la honesta, fuerte y débil,
es la fiel, la llamada, la venerada,
es la pobre de amor y rica de corazón,
es la aclamada, la soñada por todos
la que arrastra todo a su paso
la que todos quieren pero nadie cuida.

Ella es la niña buena que permanece
cuando todos marchan, cuando nadie queda

es la que deslumbra en la calle
la que deja a la gente con los ojos parpadeantes
con su imán de belleza transparente.

Es la que todos quieren pero nadie cuida
Ella es la dueña del corazón de todos
la más admirada por su infinita grandeza
y es el temor más grande que nadie quiere arriesgar.
Ella es la niña buena de rizos dorados
la abandonada, la que nadie sabe amar.

Y siempre vuelve el pasado a buscarla,
cuando ella ha dejado de esperar
Cuando apagó la luz de su alma
Y simplemente cerró sus ojos para olvidar.

Puedo vivir sin tí.

Puedo vivir sin tu presencia
por que gracias a Dios me diste muchos recuerdos
que mantengan viva la llama
de mi vida.
Puedo vivir con tu ausencia
convivir con tus huellas
aquellas marcas
que nunca se olvidan.
Puedo vivir sin tí.
No cuesta, y ya hace tiempo que no duele.
Puedo ocultar mi dolor.
Puedo sonreir cuando voy
a verte a esa tumba.
Puedo vivir sin ti.
Puedo reir asi.
Puedo empezar otra vez.
Pero nunca podré entender
Por qué te fuiste asi.

Sin pensar en mi.
¿Por qué elegiste morir?
¿Por qué me dejaste aquí?

Ya ha pasado demasiado tiempo.
Y puedo vivir sin ti.
No me hace falta tu voz.
No me hace falta tu calor.
No me recuerda la noche al brillo de tus ojos.
No te extraño más.
Puedo vivir sin ti.

Pero perdonarte no.
Quiero vivir sin ti.

Quisiera…

Y sola en la noche me vuelvo a encontrar
con esta angustia que quiero parar.
Quisiera hallarlo en algún lugar
un eterno momento poderme jugar,
por un sentimiento, la dicha de amar…

Quisiera que mires más que mis ojos de mar,
quisiera que encuentres mi alma perdida
y que la comprendas y la quieras usar…

Quisiera una mañana …despertar
contigo a mi lado sin miedo a perder.
Poder seguirte donde vayas, poderte querer.

Poder brillar como brilla el cielo
cuando tienes esperanza, cuando tienes fe.
Quisiera algún día poder yo amar
con toda la fuerza del corazón
Simplemente encontrar donde guardar
todo esto que llevo por dentro, mi vida y mi dar…

Dame un poco…

Dame un poco de eso que tú tienes,
que sabe a ilusiones y promesas.
Dame un poco de tus sueños que los míos,
se han gastado de tanto chocar con los vientos…
Dame un poco de ese sabor que llevas en tu boca
que me deja sonriente y que provoca
todas las sensaciones que permanecen infinitamente.
Dame un poco de eso que tú llama …s vida
para poder de nuevo encontrar la mía…
Dame un poco de tu luz que hoy estoy perdida
que no encuentro la fragancia de la alegría
que he perdido por buscarte tanto tiempo…
Dame un poco de eso que tú llamas amar,
de tus silencios y tu eterno retornar
Dame un poco de tu futuro,
que necesito la seguridad
de despertar mañana contigo y siempre estar
compartiendo yo mi alma y olvidar
por siempre lo que es la soledad…

Un amor y un castigo

Como el amor que yo te tengo
nada es más grande ni más eterno,
pues bien sabes que el sentimiento reprimido
vuelve todo más fuerte, incapaz de ser vencido…
Guarda en otra parte tus olvidos
que no hay tiempo que baste para apagar mi fuego
que arde en las llamas del infierno
por que en infierno es lo que me he convertido
desde que no estás tú, aquí conmigo…
Nada puedes hacer para borrarme
de mi corazón los momentos vividos,
y aunque son a la vez, alimento y castigo
Así y todo no me arrepiento, yo he vivido.
más de miles de sueños e ilusiones.

Por todo esto te espero, semidormida
 con un alma que todo lo arrasa, convecida
 por que pase lo que pase en esta vida
 siempre serás para mí mi caricia preferida
 mi mundo, mi último suspiro y mi primer aliento.
Que no basta el tiempo, ya no me duele la herida,
 sólo tengo amor y agonía,
 y aunque no lo creas,
 asi sobrevivo, y de solo saber que vives,
 que respiras, que sientes,
 me basta para sentirme también, completa y feliz.
Aunque la distancia esté
 y tu miedo también,
 nada hará que yo deje en el camino
 tanto amor que nos dió nuestro destino.
 Tanta vida por luchar,
 tanto amor y no estás.
 Y sin embargo sigo aquí
 como dije, semidormida,
 por que es esto que llevo dentro
 lo que aún me mantiene viva...
María Eugenia.

Con la Fuerza de un Volcán

Convengamos que ha pasado un tiempo,
y sin embargo todo me recuerda a tu aliento,
que es tan puro y lleno de sentimiento,
que dificil olvidar aquel ultimo beso,
que más que amor no puedo darte hoy,
una libertad fingida elegiste para tí,
seguí en la distancia nuestros recuerdos
los momentos y todo ese dulce sabor,
que dejaba tu mirada en mi interior.
No puedo explicarte lo inmenso que es este dolor,
desde que tú no estás aquí brindandome calor,
ya no sé si es de día o de noche,
si ha llovido o saldrá el sol,
y qué importan los días sin no estoy contigo
mi fiel amante, compañero y a la vez, enemigo.
Por jugar un juego rompiste mi corazón,
y así y todo no encuentro la razón,
la habré perdido cuando abandoné nuestro sol.
La habré perdido entre tantas lágrimas
entre memorias que ya no puedo ordenar.
Lo único que sé es que nadie te amará como yo
Con la fuerza de un volcán
Con la paz de mi humedad,
no habrá nadie que te ansíe más que yo,
y sé que volverás un día, arrepentido,
y sin embargo no sé si estaré,
no sé por cuánto tiempo más esperaré.
Sin embargo, insisto, sé que volverás,
Cuando descubras que esa libertad,
sólo te dará felicidad cuando aprendas a amar.
Con locura y respeto, con pasión y devoción,
con el alma, la mente y toda tu ilusión….
Y sé que volverás….

Consulta al público.

Buenas, Buenas, pregunta importante:

-Ustedes preferirían que este blog lo copie a Blogger y lo comentan desde allí, les parece más cómodo?

-Estoy abierta y receptiva a recomendaciones para la mejora y comodidad de la lectura del usuario.

Muchas gracias.

Besos y más besos!

Recuerdo…

Recuerdo cuando por primera vez te ví
El misterio era tu mejor traje
Tu caminar era lento y lleno de timidez
Sin embargo cuando empecé a hablar,
Te dejaste llevar, me dejaste entrar…

Recuerdo cuando tú dormías a mi lado,
Y yo me desvelaba mirando tu cara,
Velando tu sueño y abrigándote del frío…
Recuerdo esos besos por la mañana
Cuando me llevabas alzada por toda la casa,
Para no despegarnos un solo instante,
Para entregarnos de manera constante,
No alcanzaban nuestros brazos para fundirnos,
¿Cómo pudo ser, cómo confundirnos?

Recuerdo tu sonrisa cuando yo llegaba,
Y corrías a abrazarme con prisa,
Y cruzábamos los dedos y las miradas,
¿Cómo pudo terminarse por completo?
¿Cómo puede esta distancia hacer que te sienta tan cerca?

Recuerdo cuando de la nada me llamabas
Sólo para sentirme cerca y enamorada.
Y aunque no me atreví a decirte, yo te amaba
De algún modo me gustaban hasta tus manías y defectos…
De algún  modo eras para mí lo más perfecto…
¿Cómo pudimos tener tanto miedo y alejarnos?

Recuerdo cuando nos mirábamos sin decirnos nada
Y pasaban las horas volando, con la lluvia de fondo,
Acurrucados y pegados al calor y el sabor…
Recuerdo cuando juntos nos permitimos ser
Cuando recorrimos esos parques verdes
Y sonreímos ante la gente bailando en la calle
No me importaba nada, todo era payasada

Recuerdo tu risa alborotada,
Tus canciones tan profundas y entonadas
Sólo para mí…
Recuerdo las fantasías, de viajes y sueños
Los caminos que hicimos tan iguales y transparentes…
Recuerdo tantas cosas, y sin embargo…
No sirve de nada, es sólo nostalgia,
Quién iba a pensar que te iba a extrañar de tal modo,
En tan poco tiempo sentir tantas cosas…
Sin embargo, pasó y no me arrepiento,
Ojalá algún día también me recuerdes,
Y rías y llores como yo lo he hecho,
Y sepas que alguien te quiso, y te quiso de veras,
Con el alma abierta y del todo sincera.

Ya no te escribo para conmoverte
Ni mucho menos para dañarte,
Sólo que sepas que llevo de ti los mejores momentos,
Y si terminó, quizás por nuestras propias defensas,
Guardo en mí un ángel que me recorre por dentro,
Y es tu paso por aquí, que dejó su huella y su firmamento,
Sólo por si algún día se te olvida,
Fuiste para alguien la persona más querida…
Aunque haya llegado a su fin la historia,
Siempre quedará en mi memoria,
Toda la alegría, los aromas de tu cuerpo
Los masajes y mensajes inciertos,
Los días y las noches que dejé para verte…

Gracias por haber sido parte de mi rumbo.

Podría decirte…

Podría decirte tantas cosas, tan bonitas, tan hermosas,

Como esta noche en que te tengo abrazado a las rosas.

Podría darte de mis sueños, las recetas, los secretos,

Que guardan tu nombre como un decreto.

Podría decirte que eres todo lo que sé expresar,

En cualquier momento y lugar,

Porque estás conmigo en todas partes,

En cada centímetro de mi existir.

Podría darte mil noticias maravillosas,

Y las callo para no apresurar las cosas,

Que salen de mi alma brotando como hojas,

Que no pueden  contenerse ni controlarse,

La pasión de las miradas guardo bajo tu sombra

Y en un sobre las promesas que guardé en aquella alfombra,

Mágica, casi, impenetrable y transparente,

En la cual reposa mi amor incomprendido,

Pues no importa, ya puedo decir que te he conocido,

Que te he añorado y te he amado,

Y con eso justifico, quizás, que he vivido…

Un poco a través de tus pasos, y otro poco imaginándote en mi futuro,

Con impaciencia, como una niña que espera la vida rosa.

¿Alguna vez lograste amarme así?

De esta manera, con esta fuerza y de este insaciable modo,

En el que todo el tiempo quiero ver tus ojos,

Como si fuera la última vez que los viese,

Como si sin ellos también mi vida se perdiese…

¿Alguna vez notaste el brillo de mis pupilas al observarte?

Cómo brillaron en ese instante en que nos cruzamos,

Como dos almas que se reencuentran luego de muchas vidas,

A través de los tiempos y los vientos,

Lo que lo convierte en puro, eterno,

Infinito como el firmamento…

Pues planeaba decirte hoy, algo extraordinario,

Algo milagroso, algo trascendente,

Pero si no lo he conseguido es,

Simplemente porque el milagro más grande del mundo,

Eres tú, mi universo, mi cáscara de nieve,

Mi baile con son…

La razón de mis risas y mi llanto,

La razón de mis subidas y caídas,

De mi paz y mi desesperación,

De mi amor apasionado, incontenible,

Que provoca cierta duda,

De saber si eres realmente humano,

…O es que te he robado de alguna lejana estrella.

Jamás te olvidaré…

Vino una noche, con ojos brillantes

Me pidió una mano, y yo se la estiré

Me pinchó dos dedos hasta que sangraron

Y tomó su mano, hizo lo mismo

Me miró seriamente y me dijo:
“Ahora voy a unir nuestros dedos y se mezclará la sangre”

Quiero que me prometas

Que esté donde esté

Y aunque acabe el tiempo

Jamás me olvidarás…

Y así fue…

Lo vi unas semanas después

Evitó hablarme, y simplemente se marchó.

No supe entender la razón de la promesa

No vi sus ganas de escapar

Ahora cuando pienso, y sé que se despidió

Me pregunto qué habría pasado,

Si yo lograba cambiar su final

Pero así fue la vida, y lo hecho está

Ahora desde su estrella mira

Como miro yo las horas pasar

Sé que donde esté esta el brillo

De sus ojos aquel día

En el que le prometi

Que aunque acabe el tiempo

Jamás lo olvidare

Me enseñó tantas cosas

De amor y otras rosas

Me cuidó con su cariño

Y hasta me creyó mejor.

Hoy miro los recuerdos

Que su vida dejó

La música y el viento

Que tienen su olor

Hoy pienso en todo lo que pudo haber sido,

Y en todo lo que abandonó…

Y sin embargo es imposible enojarse

Con sus elecciones ni con su despedida

Camuflado quiso irse

Con un adiós por la mitad…

Aunque duela la esperanza

A veces cuando miro mis manos,

Su mirada brillante vuelve a aparecer

Su risa inquieta parece estar detrás de mi

Y aunque giro y no le veo

Sé que a lo mejor está aquí

Y sonrío para que no vea

La tristeza que dejó al partir…

Y vuelvo a prometer

Que esté donde esté

Jamás lo olvidaré…

Busco

Busco y busco dentro mío una respuesta, una señal,

Busco sueños nuevos, la esperanza aparece siempre al final.

Tantas noches sin dormir, sin tener aquella paz que se añora en noches estrelladas.

Ya no hay más que decir de nosotros, es tan larga e infinita la historia,

Que mi memoria se hunde en el silencio por que ya se perdió de tanto jugar.

Pero jugaba en serio, y me ha vuelto a lastimar.

Una esperanza, una gota de calor,

Que caiga dentro mío, eso pido yo, señor.

Hoy te sentí tan cerca y no pude controlar la emoción.

Y sin embargo todo lo que hicimos fue decir Adiós…

Ámame…

Ámame. Con la intensidad y la pasión más grande que guardes en tu alma, ámame.

Con las ganas y las desganas, con las fuerzas y las debilidades. Con las virtudes y los defectos. Ámame. Mira la luz que llevo dentro. Y aunque suene egoísta y hasta egocéntrico, Ámame.

No esperes que me pierda entre la gente, entre la mentira y la duda. Búscame. Deséame.  Comprométete a amarme de todas maneras.

Ámame.

Que la vida nos sorprenda…

Y después de tantos besos, de piel unida y sentida,
de sueño interrumpido y palabras de cariño,
y después de la noche,
sale el sol y ahí estás, brillando como siempre,
atrapándome en un abrazo, en un beso sin final…

Si acabará aún no lo sé
si relucirá en el alma, aún no lo sé,
sólo se que a tu lado el mundo parece mejor,
el tiempo se pierde entre horas que no queremos ver pasar,
La tormenta ya no importa, ya no importa el lugar.

Y estás… con esa mirada en mi mirada,
tan perdida y tan misteriosa,
por sabernos tantas cosas,
por pensar, a veces pierdo la corriente,
pero contigo es todo diferente…
No me importan las dudas ni el dolor,
todo reluce siempre a color,
sabe rico con tu miel,
el sabor simple de la piel,
que no cambia de lugar si tú estás…

Arriesgar o perder, es un juego con trampas,
podrá ser o no ser, pero ya no importa qué,
alguna vez sabrás, que siempre habrá lugar.
Y soltaremos los amarres que nos atan al pasado,
y volaremos por puertos poco transitados,
y la vida nos dirá si hicimos bien, o hicimos mal,
Sin embargo, el saber que estás.
Que en algún punto el camino se cruzó,
que el destino diga qué seré mejor,
que el destino diga si es amor,
que la vida nos sorprenda y nos brinde la respuesta,
a su manera, a su manera…

¿Hasta cuándo?

Hasta cuándo el silencio puede adivinarse en tu mirada?
Hasta cuándo te preguntas, sin salir de tu morada.
Y es que en las cosas más simples de la vida,
se encuentran las gotas de esperanza que das por perdida.
Sufrimientos tenemos todos, lo importante es ganarles la partida.
Siempre se puede volver a empezar, siempre aparece la salida.
No desesperes, alma mía, llegará aquel día
que encontrarás de nuevo la perfecta sintonía
el saberte bien querida, y por siempre protegida,

Habrá mañanas y mañanas, de soles y tormentas
pero tienes la fuerza para brillar por sobre ellas.
No decaigas ante nada ni ante nadie,
eres tú, el brillo está en tu actitud,
No detengas el camino por que el miedo te amenace,
camina siempre hacia delante, que no importe más
que la meta, siempre se puede llegar.

y habrán piedras y motañas, pero no te detendrás.
Puedes ser más fuerte, puedes cambiar el rumbo,
puedes llorar por que perdiste, o puedes sonreír por que aprendiste.
Todo tiene un principio y un final,
pero vivirlo es fundamental.

Que no se opaquen tus ojos con miradas lagrimosas,
que no se apague tu luz, por que no llegan las rosas,
siempre hay una mejor opción,
siempre se puede luchar, contra toda adversidad,
no te detengas, el sendero recién empieza,
que te acompañe el murmullo de tu gente,
que te acompañe la música inteligente,
que la bailes y la goces,
qeu la mires diferente,
perspectivas hay de todos,
lo importante es que elijas,
con el corazón, cueste lo que cueste.

La verdad está en tí, las respuestas están en tí,
cuando estés seguro de lo que quieres,
nada más valiente que intentarlo conseguir.
Todas las herramientas te son dadas,
y aunque a veces te pierdas y te confundas
la vida te guía sin que lo notes,
la respuesta está siempre en tu mirada,
¡Que no puedas hacer, no hay nada!

A partir de hoy…

Me voy a quitar
la costumbre de amar
a quien me trata mal, y no me sabe apreciar
Me voy a olvidar
de siempre pensar … Leer más
primero en los demas, y en mi al final
Me voy a prometer
que voy a empezar a ser
buena conmigo, para dar despues todo mi querer
a quien lo haya merecido

(coro)

A partir de hoy
voy a ser mi angel guardian
A partir de hoy
no me dejaré llorar
A partir de hoy
voy a darme mi lugar
cuidare mi corazon como un tesoro

A partir de hoy
voy a empezar a vivir
porque desde hoy
te voy a borrar de mi
A partir de hoy
voy a darte tu lugar
un lugar en el olvido
donde no vuelva a saber de ti jamas

Me voy a borrar
de mi mente tu voz
de mis labios tu sabor
y de mi vida tu amor
Me voy a prometer
que voy a empezar a ser
buena conmigo, para dar despues todo mi querer
a quien lo haya merecido

(coro)

A partir de hoy
voy a ser mi angel guardian
A partir de hoy
no me dejaré llorar
A partir de hoy
voy a darme mi lugar
cuidare mi corazon como un tesoro
No mas llanto ni dolor
no mas tu
A partir de hoy

A partir de hoy
voy a empezar a vivir
porque desde hoy
te voy a borrar de mi
A partir de hoy
voy a darte tu lugar
un lugar en el olvido
donde no vuelva a saber de ti jamás
A partir de hoy…

Olga Tanon.

Yo sólo quería…

Yo solo quería,
Hacer de tu vida Una con la mía
Yo solo quería Besarte algún día
Con esa certeza
de que eras conmigo un alma unida.

Pero llego el momento
Que acabas sabiendo
Que todo es un juego
En el que terminas perdiendo.

Fueron bellas noches,
Libres de reproches,
Libres los dos,
Pero pasó algo,
Y acabas deseando
Escapar

Y mi luna blanca
Y mi sabor en las caderas
De repente se perdieron en la nada,
De repente dejo de ser mágico
De repente todo perdió su color.

Yo solo quería ser, una de esas historias
Que siempre terminan bien,
De esas que recuerdas por siempre
Y no te cansas de contar.
Yo sólo quería, darte un poco
De ese cariño, al que escapaste.
Yo solo quería, meterme en tus sueños,
Darte emociones, segundos de vida,
Yo sólo quería, ser para ti,
Lo que eres tú, para mi…

Yo sólo quería, no ser una herida,
Y darte agonía, pasión, y alegría…

¿Dónde?

Sobre mi mejilla posa una lágrima,
Sobre mi corazón un cansancio casi agudo,
Los brazos caen sin fuerzas mientras el dolor
Me consume.

¿Lloro por amor?
No, lloro de impotencia,
¿Lloro por soledad?
No, lloro por el miedo ajeno.

¿Dónde se han ido los hombres de corazón puro?
¿A Dónde se fueron, han desaparecido?
¿Dónde quedaron aquellos que siempre luchaban,
Que daban la vida, que daban el alma?
¿Dónde los valientes, que juegan enteros?

¿Dónde quedaron los sueños cumplidos?
¿Dónde se encuentra la luz de la vida?
¿Dónde están los príncipes de los cuentos?
Ya sé que no existen, por las dudas pregunto.

Te internas en las historias, crees en la gente,
Y no entiendes cómo pueden ser tan diferentes,
Tan insensibles, tan insuficientes,
Tan adorables y tan poco hombres.

¿Cómo hacen para vivir por inercia?,
Por que el día a día los lleva,
Por que sin arriesgarse es más fácil,
Por que escapar, no comprometerse
Asegura el no doler, el no pensar,
El no entregar ni necesitar otra entrega.

Te muestras tal cual eres, y das lo mejor de ti.
Y en tu transparencia, él desaparece,
Corre sin prisa, te tira palabras
Para que seas tú, quien le escape.
No te da alternativa, no te da chance.

Y de repente te quedas con la sensación
Con el pensamiento, que pudo haber sido mejor,
Que se perdió un querer infinito,
Una lucha atrapante, un sueño gigante

Y desaparecen, quizás con el tiempo,
Pierdes la memoria, olvidas su voz,
Dejas de esperar, de mirar más allá.
Dejas la fe, dejas la calma,
Dejas las ilusiones, y usas la mente,
Quizás demasiado, cuidando la frente
De próximos golpes, de próximas penas.
Y es así, como terminas siendo,
Casi sin querer, casi sin darte cuenta,
Uno más, uno más de ellos.

Jamás te olvidaré…

Vino una noche, con ojos brillantes
Me pidió una mano, y yo se la estiré
Me pinchó dos dedos hasta que sangraron
Y tomó su mano, hizo lo mismo

Me miró seriamente y me dijo:
“Ahora voy a unir nuestros dedos y se mezclará la sangre”
Quiero que me prometas
Que esté donde esté
Y aunque acabe el tiempo
Jamás me olvidarás…

Y así fue…
Lo vi unas semanas después
Evitó hablarme, y simplemente se marchó.
No supe entender la razón de la promesa
No vi sus ganas de escapar

Ahora cuando pienso, y sé que se despidió
Me pregunto qué habría pasado,
Si yo lograba cambiar su final
Pero así fue la vida, y lo hecho está

Ahora desde su estrella mira
Como miro yo las horas pasar
Sé que donde esté esta el brillo
De sus ojos aquel día
En el que le prometi
Que aunque acabe el tiempo
Jamás lo olvidare

Me enseñó tantas cosas
De amor y otras rosas
Me cuidó con su cariño
Y hasta me creyó mejor.

Hoy miro los recuerdos
Que su vida dejó
La música y el viento
Que tienen su olor
Hoy pienso en todo lo que pudo haber sido,
Y en todo lo que abandonó…

Y sin embargo es imposible enojarse
Con sus elecciones ni con su despedida
Camuflado quiso irse
Con un adiós por la mitad…
Aunque duela la esperanza
A veces cuando miro mis manos,
Su mirada brillante vuelve a aparecer
Su risa inquieta parece estar detrás de mi
Y aunque giro y no le veo
Sé que a lo mejor está aquí
Y sonrío para que no vea
La tristeza que dejó al partir…

Y vuelvo a prometer
Que esté donde esté
Jamás lo olvidaré…

Quien mejor que yo?

¿QUIEN MEJOR QUE YO?

 

 

Hermosas eran mis manos

Cuando las tocabas con dulzura

Quizás pecaba de engañosa tu mirada,

Pero de ternura toda, me llenaba.

Y pude darte más

Más de esa leña pa`l fuego

Pero la apagaste por sincero,

Y la verdá, no sé si agradecerte,

O pedirte que me mientas otro poco.

 

Hermosas eran mis manos

Cuando las mirabas con esos ojos

Que todo lo calculan y analizan,

Que sólo yo veo su brillo,

El de un hombre que ha vivido mucho

Pero que de amor sabe muy poco…

 

Sin embargo, ¿quién mejor que yo?

Para enseñarte y ensañarte

Quién mejor que yo para llevarte

A viajar por todas las emociones

Esas que desconoces y temes

Que son maravillosas justamente

Por ser innatamente misteriosas.

 

¿Quién mejor que mi mano y yo?

Pa` mostrarte que los años pasan rápido,

Pero que amando, pasan más despacio…

Mas aún, así eres tú, todo respeto,

Viviendo cada día a toda prisa

Dejando que los detalles se los lleve la brisa

Que te acompaña en tu mañana de vacía sonrisa.

 

¿Quién mejor que yo para amarte siempre?

Aunque para siempre suene a tus oídos,

Aburrido y cursi, oscuro y tenebroso,

Quién mejor que yo pa` ser la que te devora

A cada instante y cada hora…

Hasta puedo hacer que creas

Que de un momento a otro voy a marcharme

Sólo para mantenerte alerta

Y regalarte adrenalina

A la que eres inexplicablemente adicto.

 

¿Quién mejor que yo para que muerdas?

Para que huelas, apretes y recorras,

¿Qué mejor sabor que el de mis caderas?

Que siempre te dejan temblando como hoja,

 

Quien mejor que yo para amarte de veras

Así transparente y sincera,

Con una cuota de histeria y otra de locura

Locura que recorre por tus venas

Estamos juntos y a la vez tan lejos,

Y sin embargo, cariño, yo se,

No hay:

                ¿quien mejor que yo?,

                                                            para amarte.

Quien mejor que yo…

¿QUIEN MEJOR QUE YO?

 

Hermosas eran mis manos

Cuando las tocabas con dulzura

Quizás pecaba de engañosa tu mirada,

Pero de ternura toda, me llenaba.

Y pude darte más

Más de esa leña pa`l fuego

Pero la apagaste por sincero,

Y la verdá, no sé si agradecerte,

O pedirte que me mientas otro poco.

 

Hermosas eran mis manos

Cuando las mirabas con esos ojos

Que todo lo calculan y analizan,

Que sólo yo veo su brillo,

El de un hombre que ha vivido mucho

Pero que de amor sabe muy poco…

 

Sin embargo, ¿quién mejor que yo?

Para enseñarte y ensañarte

Quién mejor que yo para llevarte

A viajar por todas las emociones

Esas que desconoces y temes

Que son maravillosas justamente

Por ser innatamente misteriosas.

 

¿Quién mejor que mi mano y yo?

Pa` mostrarte que los años pasan rápido,

Pero que amando, pasan más despacio…

Mas aún, así eres tú, todo respeto,

Viviendo cada día a toda prisa

Dejando que los detalles se los lleve la brisa

Que te acompaña en tu mañana de vacía sonrisa.

 

¿Quién mejor que yo para amarte siempre?

Aunque para siempre suene a tus oídos,

Aburrido y cursi, oscuro y tenebroso,

Quién mejor que yo pa` ser la que te devora

A cada instante y cada hora…

Hasta puedo hacer que creas

Que de un momento a otro voy a marcharme

Sólo para mantenerte alerta

Y regalarte adrenalina

A la que eres inexplicablemente adicto.

 

¿Quién mejor que yo para que muerdas?

Para que huelas, apretes y recorras,

¿Qué mejor sabor que el de mis caderas?

Que siempre te dejan temblando como hoja,

 

Quien mejor que yo para amarte de veras

Así transparente y sincera,

Con una cuota de histeria y otra de locura

Locura que recorre por tus venas

Estamos juntos y a la vez tan lejos,

Y sin embargo, cariño, yo se,

No hay:

¿quien mejor que yo?,

para amarte.

Cenicienta

Ella se deslizó

A su barco subió

Sin preguntar

Cómo

Por qué

Cuándo

Ni donde.

 

No le importó

Después de todo

Estaba en sus brazos.

 

Y se ilusionó,

Cual cenicienta

Solita se tejió la historia

Que no iba a ocurrir

 

Sin embargo, lo admirable,

Es que en su inocencia aun soñaba

Indefensa, iba por la vida

Llena de rosas y alegrías

Era el vals de su vida.

 

Y una noche descubrió

Que el mar es salado,

Que tiene su hermosura

Pero que a veces,

Queriendo o sin querer

Se puede ahogar en él.

 

Y se dejó llevar por las cosas

Luchó hasta que le dio la sangre

Hasta que las penas se volvieron

Apenas y a penas, insoportables.

 

Y se dijo que ella merecía

Vivir su cuento cenicienta.

Y cambió de príncipe

Y volvió, ilusa,

A creer y a confiar,

Esperanzada,

Desesperada, quizás.

Ella sólo quería vivir su cuento.

Hacerlo propio,

Más real que el viento.

 

Y transcurrieron así,

Docenas de príncipes encantados.

Que terminaron por ser desencantados.

Y descubrió un día entre ellos

El amor verdadero,

Ese que te llega y te domina

Que te llena de sonrisas algunos domingos

Y que te apena cuando se despide

Que te muestra con toda intensidad los sentimientos,

Y te deja un poco perdida, un poco loca,

Un poco mareada, un poco llena de preguntas.

 

Y descubrió, la dulce Cenicienta,

Que el más puro príncipe también,

Tenía sus oscuros defectos.

Y los aceptó y hasta aprendió

A reírse de ellos.

 

Y llegaron a viejos, y se volvió importante

Disfrutar de cada pequeño instante,

Recordar las épocas que se fueron,

Y que no volverán, relampagueantes…

Y se tomaron de la mano,

Y emprendieron un dulce regreso,

Y comprendieron que tan solo el recuerdo

De un puro primer beso

Puede hacerte volver el tiempo,

Y descubrieron que las palabras con los años

Son las mejores compañeras de viajes de antaño

 

Se miraron a los ojos y agradecieron

Haberse encontrado en un mundo  tan loco

De Haber sido cursis se perdonaron,

Y de Haberse amado con locura, se jactaron.

 

Juntos fueron a recostarse en la vieja cama

Donde descubrieron juntos cómo se ama.

Y cerraron sus ojos al destino,

Y se fueron, como se van las estaciones,

Y como las estaciones, juraron volverse,

En otra vida, reconocerse

En la mirada, en el rincón.

Valió la pena, valió la vida.

Y hasta los sacrificios dejaron de ser sacrificios.

Por que se amaban, se amaban de veras.

Y cuando eso sucede, no existe dolor.

Todo se hace con un profundo amor.

 

Yo soy una simple mensajera

Y cuento una historia cualquiera,

Pa` que aprendan, compañeras,

Que si quieren, pueden,

Que no está al borde la frontera,

Es el miedo lo que hace barrera,

El amor no conoce de guerreras.

Conoce de almas sinceras,

De rumbas y rumberas,

De carros y carreteteras.

Cenicienta

Ella se deslizó

A su barco subió

Sin preguntar

Cómo

Por qué

Cuándo

Ni donde.

 

No le importó

Después de todo

Estaba en sus brazos.

 

Y se ilusionó,

Cual cenicienta

Solita se tejió la historia

Que no iba a ocurrir

 

Sin embargo, lo admirable,

Es que en su inocencia aun soñaba

Indefensa, iba por la vida

Llena de rosas y alegrías

Era el vals de su vida.

 

Y una noche descubrió

Que el mar es salado,

Que tiene su hermosura

Pero que a veces,

Queriendo o sin querer

Se puede ahogar en él.

 

Y se dejó llevar por las cosas

Luchó hasta que le dio la sangre

Hasta que las penas se volvieron

Apenas y a penas, insoportables.

 

Y se dijo que ella merecía

Vivir su cuento cenicienta.

Y cambió de príncipe

Y volvió, ilusa,

A creer y a confiar,

Esperanzada,

Desesperada, quizás.

Ella sólo quería vivir su cuento.

Hacerlo propio,

Más real que el viento.

 

Y transcurrieron así,

Docenas de príncipes encantados.

Que terminaron por ser desencantados.

Y descubrió un día entre ellos

El amor verdadero,

Ese que te llega y te domina

Que te llena de sonrisas algunos domingos

Y que te apena cuando se despide

Que te muestra con toda intensidad los sentimientos,

Y te deja un poco perdida, un poco loca,

Un poco mareada, un poco llena de preguntas.

 

Y descubrió, la dulce Cenicienta,

Que el más puro príncipe también,

Tenía sus oscuros defectos.

Y los aceptó y hasta aprendió

A reírse de ellos.

 

Y llegaron a viejos, y se volvió importante

Disfrutar de cada pequeño instante,

Recordar las épocas que se fueron,

Y que no volverán, relampagueantes…

Y se tomaron de la mano,

Y emprendieron un dulce regreso,

Y comprendieron que tan solo el recuerdo

De un puro primer beso

Puede hacerte volver el tiempo,

Y descubrieron que las palabras con los años

Son las mejores compañeras de viajes de antaño

 

Se miraron a los ojos y agradecieron

Haberse encontrado en un mundo  tan loco

De Haber sido cursis se perdonaron,

Y de Haberse amado con locura, se jactaron.

 

Juntos fueron a recostarse en la vieja cama

Donde descubrieron juntos cómo se ama.

Y cerraron sus ojos al destino,

Y se fueron, como se van las estaciones,

Y como las estaciones, juraron volverse,

En otra vida, reconocerse

En la mirada, en el rincón.

Valió la pena, valió la vida.

Y hasta los sacrificios dejaron de ser sacrificios.

Por que se amaban, se amaban de veras.

Y cuando eso sucede, no existe dolor.

Todo se hace con un profundo amor.

 

Yo soy una simple mensajera

Y cuento una historia cualquiera,

Pa` que aprendan, compañeras,

Que si quieren, pueden,

Que no está al borde la frontera,

Es el miedo lo que hace barrera,

El amor no conoce de guerreras.

Conoce de almas sinceras,

De rumbas y rumberas,

De carros y carreteras…

 

María Eugenia Domé.

25-11-2009

“Y tú que sabes?”

Llevo mucho tiempo leyendo e investigando sobre el poder del pensamiento, sómo ello puede modificar nuestra actitud y hasta nuestras experiencias.

Al comienzo me pareció algo típico de los filósofos de la Nueva Era, no me terminaba de convencer que un pensamiento repetido se convirtiera en un hecho. Por lo que decidí ponerlo en práctica, la realmente me llevé muchas sorpresas, no sólo se cumplieron muchas de las ideas que decidí incluír en mi mente, si no que también aparecieron otras cosas que deseaba pero a las que no les prestaba  realmente mucha atención. Ví películas documentadas, leí libros y me informé un poco más. Es realmente un universo de cosas que pueden suceder o no si realmente uno está dispuesto, creamos nuestras experiencias, creamos en el presente nuestro futuro. Somos responsables inevitablemente de lo que nos sucede, sea esto bueno o malo. Tenemos el poder de elegir, y cada decisión es fundamental para la dirección de nuestra propia novela: nuestra vida.

Por lo tanto, si ustedes no están conformes con la vida cotidiana que llevan, si están  molestos con situaciones que se repiten una y otra vez, pregúntense qué piensan acerca de sí mismos, cuál es el pensamiento que los está llevando a cometer los mismos errores, trabajen sobre ellos y verán que al cabo de un tiempo, tan solo cambiando las pautas de pensamiento, todo a su alrededor se va modificando. Somos seres humanos y como tales, tenemos la facultad de aprender de las experiencias malas y sacar provecho de ello, cambiando los métodos y llegando a un resultado diferente, hasta que encontremos aquel punto que nos produzca la mayor satisfacción posible.

Piensa en tu trabajo, tus relaciones, tu hogar, tu familia… todos ellos son maravillosos, sin embargo, si no te conforman, puedes cambiar las cosas. Por supuesto, no es tan simple como despertar una mañana y pensar distinto, es realmente sentirlo, realmente desear la diferencia, es un trabajo con uno mismo, a medida que cambias para tí mismo, cambias para los demás, y todo lo demás a su vez va cambiando. Seguramente tu camino modifica o incide en el de otros, trata de que puedas cambiar de tal manera que también puedas ayudar a otros. Es realmente increíble, pero funciona…

Yo lo intenté, ¿Probamos?

 

Recomendados: Documental ” ¿Y tú que sabes?” ( 1 y 2); Louise Hay, todos sus libros.

La verdad de un Sueño. (Por Matías Fernandez)

No podía volar de allí con sus alas marchitas se fue de a poco
Sabiendo sin brillo hacia aquellas estrellas
Tal vez demasiado frágil, tal vez demasiado débil
Como alcanza el cielo un alma sin valor?
se esconde en la noche escapando al sol
que le recuerda aquella luz,
aquel sabor tan dulce tan fiel

La verdad de un sueño
La visión de un ángel perdido en la multitud
Solitario y en silencio
Observando en la lejanía las estrellas y su virtud.

Intensificó su soledad
Recordando las palabras y aquella voz
Escudado en la oscuridad abrio sus alas,
sin que nadie lo note el angel supo su destino,
Y en un grito ahogado escondió su remordimiento, su razón y su culpa
Abrazó el aire intentando no quedarse solo,
susurró “te necesito”…

 

Matías Fernadez. Gran escritor y amigo.

Finjo

Muchas veces me veo fingiendo,
fingiendo ante la gente, ante la vida, ante mi.
Diciendo cosas que no pienso,
y pensando cosas que no siento,
recordando momentos que no han sucedido,
y deseando sueños que no necesito
Engañándome con miedos que no tienen sentido,
y protegiéndome con escudas mentiras,
de todo aquello que me hace ser distinto
Es como si quisiera no defraudar a nadie,
como si me impusiera caer bien a todo el mundo,
como si tuviera mil máscaras,
con las que dar a cada uno de lo suyo
Hay veces en las que no me atrevo a decir no,
en las que tengo miedo a expresar lo que pienso,
en las que algo me impide mostrar,
todo lo que aquí dentro tengo
Y me escudo tras una afirmación o una sonrisa,
tras un guiño o un “lo que tu digas”
No me atrevo a expresar verdaderamente lo que siento,
me importa más lo que de mi digan,
que lo que yo les cuento,
me importa más ganarme por encima de todo su cariño,
que ser con orgullo yo mismo,
me importa más darles continuamente la razón,
que utilizar mi criterio aunque no me den su aprobación.
Finjo, finjo para no caer mal a la gente para ganarme de cada uno de ellos su respeto,
para tener la irreal ilusión de que me quieren,
para sentirme protegido en un mundo que no comprendo
Finjo, y cada vez me siento más perdido,
más alejado de lo que verdaderamente quiero,
aunque tal vez ahí esté el principio de todo,
que no sé muy bien qué es lo que deseo,
que no sé muy bien como soy,
que no sé cuál es el camino
ni a dónde voy

Alfredo Cuervo Barrero

En mis lágrimas y en las tuyas…

No me pidas que abandone,

no me digas que hay un límite que no puedo pasar,

No me digas que no debo,

no me quites las ganas de soñar,

No me dejes, sin esperanza, sin una gota de ilusión.

Sólo yo sé hasta dónde llegar.

Y será mucho más, mucho más…

 

Por que aunque la injusticia toque a mi puerta,

Sólo yo tengo la fuerza para triunfar…

 

Por que aunque el dolor me domine,

Sólo es un momento más.

 

Se que puedo volar mas allá,

Que puedo, que debo, que todo está a mi favor…

Déjame con mis sueños, no me pidas que abandone el camino,

Déjame alcanzar un sueño, no me importa si no crees,

Me basta con creer en mí.

 

Todas las tormentas y los vientos,

Algún día acabarán,

Y volverá el sol, y sabré cuándo brillar.

Por que llevo en el alma fortaleza,

Fortaleza de verdad.

 

No me extrañes, no me llores,

No es ni el principio ni el final.

Todo llega en el momento justo,

Pero no me pidas que deje de luchar…

 

En mis lágrimas y en las tuyas

Había un poco de amor,

De dolor y de amargura,

De impotencia, de piedad.

Un poco de perdón y otro poco de soledad.

En mis lágrimas y en las tuyas

Hubo adiós, y hubo hasta luego,

Hubo apego, y hubo distancia,

En ellas comprendí que la huella que te marca

No se borra nunca más.

En mis lágrimas y en las tuyas,

Hubo sentimiento de verdad,

No jugamos, no mentimos,

Simplemente lastimó tanta verdad,

Y aunque jamás vuelva a verte,

En cada rincón, en cada poesía,

Siempre estarás…

Por que lo que se ata con el alma

No se separa jamás…

Argentina… ¿Qué nos pasa?

Estamos en medio de una tormenta de palabras, donde todos opinan y opinamos, sin saber, a ciencia cierta, nada. Le piden silencio a los diarios, limitan una libertad que costó años conseguir. Todos comprendemos pero…. ¿Comprendemos?. ¿Alguien sabe REALMENTE lo que está pasando con esta tierra, con estos mares, estos jardines, con nuestra historia, nuestros valores, nuestras costumbres, nuestra cultura en general…?
Argentina tiene muchísimas cosas buenas, MUCHÍSIMAS, me jacto de reconocer que es un país con bendiciones, pero estamos tan acostumbrados a que nos escupa el de al lado, a quejarnos, a ser pesimistas y negativos y tirar los errores al que vive enfrente. Por que así es más fácil, por que así no nos hacemos cargo….
Hablando de Hacernos Cargo… ¿Cómo? Nos invade la impotencia de estar atados de pies y manos, de no saber quién miente y quién canta las verdades, de estar perdidos en una sociedad en la que el insulto y la falta de respeto se vuelven moneda corriente.
Propongo que pongamos nuestro granito de arena, que hagamos de estos golpes cicatrices, que aprendamos del pasado y salgamos adelante, que nos ayudemos, nos escuchemos y nos alentemos, que nos miremos a los ojos y nos mostremos con el corazón, que valoremos la tierra que tanto nos ha dado, en lugar de destruirla y maltratarla. Evitemos los conflictos, busquemos los acuerdos, acordémonos que cuando necesitamos otros estuvieron, estemos nosotros para los otros.
Digamos BASTA a la IMPOTENCIA, A LA INJUSTICIA, A LA GUERRA, tomemos un camino pacífico, tratémonos como hermanos, tratemos como hermano al que viene de afuera tratando de subsistir, no le neguemos el saludo al que es diferente, no le demos la espalda a Argentina, no le demos vuelta a la manzana sin saborearla.
Hagamos un trato cordial con la vida, cuidémonos entre nosotros y luchemos por la vida y las buenas energías, luchemos por una Argentina mejor, para que crezca y no termine de hundirse, para que vuelvan los tiempos de baile en las calles y la risa cotidiana de los que esperan y confían.
Yo te doy mi mano hoy, mañana, y siempre, ¿Compartimos?

Soy Así.

Soy asi

A veces gano a veces pierdo
Pero prefiero ver la luz y ver le vaso medio lleno
Y soy así igual que tu
Me gusta ver caer la tarde frente al mar
Me gusta mucho mas la luna si tu estas…si tu estas

Algunas madrugadas vuelo
Me cuelgo de una nube y quiero cambiar todo con un verso
Y que más da
Si nadie muere por creer y por soñar
Si nadie muere por buscar una verdad, una verdadCoro:
Me gusta cuando ríes
Me gusta que en tus ojos se dibuje el por venir
Y si alguna mañana el mundo se te cae
Abraza una esperanza que todo puede cambiar

 

Me gusta cuando ríes

A veces gano a veces pierdo
Pero prefiero naufragar a no salir nunca del puerto
Y soy así, igual que tu
Quiero morir en el intento una vez más
Quiero vivir y no arrepentirme jamás, nunca mas

Coro:x2

Me gusta cuando ríes…

Elefantes- Disco: Resplandor.

Es tan duro decir adiós, Y sin embargo…

Tratando de buscar la vuelta,
tratando de escalar la montaña sin pasar por la tormenta…

Es tan duro decir adiós, y sin embargo,
a veces no queda salida, no queda opción,
como dos inocentes perdidos en medio de tanto,
cuidarte es quererte y te cuido de mí.
Veré la luz cuando se pierda entre la gente tu semblante,
veré la luz y en ese instante,
como un nuevo día renace lograré olvidarte,
y aunque se dice que cuanto mas el dolor más rápido se cura,
no sé si fue una bendición envolverte en mi baile,
que con lo bueno y lo mano transformamos la locura,
y sin embargo, nunca es suficiente,
aunque lo pensemos, siempre diferentes,
podremos alguna vez sentirlo presente.

Es tan duro decir adiós, y sin embargo,
es lo mejor, para que siempre llevemos dentro,
el recuerdo de los buenos momentos,
y desterremos el rencor y el sufrimiento,
para así volver a comenzar de nuevo,
con pura paz, y a la vez puro fuego…

Es tan duro decir adiós, y sin embargo,
el despedirnos nos hará huella,
atrás quedará la noche aquella,
en que jugando nos prometimos bajar la estrella,
de un cielo gris, de un cielo cualquiera,
como aquel dicho que repetiamos con frecuencia:
“A veces sale el sol… y te quiero,
a veces llueve,… y te quiero
la cárcel es, a veces,
Siempre!!… te quiero…”

Pero como bien sabemos nada es para siempre,
ni siquiera esa estrella nuestra,
que se borró en el cielo al nacer la primera tormenta,
y dejó arrasando toda coherencia.
Es tan duro decir adiós, y sin embargo,
cuánto aporta al crecimiento,
a seguir por un camino nuevo, incierto,
puede que de miedo, puede que no sepamos desprendernos,
de aquellos sueños y miles de proyectos,
sabrá Dios que este nuevo comienzo,
está protegido por aquellos sentimientos,
que a medida que los despojemos podremos de nuevo,
volver a la vida como antes,
con libertad y soledad punzante,
con un pasado atado a la espalda,
pero que guarda en ella las mejores cargas,
de dos personas que alguna vez compartieron el milagro,
de saberse amigos, de saberse felices,

Es tan duro decir adiós, y sin embargo,
hoy suelto la mano que tanto me ha dado,
y aunque el mas hermoso sueño muere dentro de mí,
sabré que serás feliz, lo deseo tanto,
encontrarás en algún puerto la doncella,
que sabrá darte el sol y las estrellas,
que yo te pedía tanto…

Es tan duro decir adiós, y sin embargo,
hoy suelto la mano que tanto me ha dado…

Cuando la Luz Obscurece

Puedo sentir que lentamente
ella me deja para siempre.
Me dio su amor, me dio su cuerpo,
y amarnos fue nuestro secreto…

Se fue sin prisa, perdió su aliento.

Alguien lloró, y yo también,
y en ese instante se alejó.
Y el sol entró sin comprender,
que en esta fría habitación…
la luz oscurece.

Puedo sentir en mi silencio,
cómo su adiós golpeó en mi pecho.
Y ese dolor trajo recuerdos,
cuando jurábamos lo eterno…

Se fue despacio, dejó una brisa.

Y amaneció, lo se muy bien,
sin ella no hay una razón.
Me dio su amor, y yo también,
y el mundo era de los dos,
nuestro para siempre… solo…

Quisiera hoy, volver el tiempo,
para encontrar aquel invierno.
Y detener aquel momento,
donde fundimos nuestros cuerpos…

Pero es inútil, estás tan lejos.

Y amaneció, lo se muy bien,
sin ella no hay una razón.
Y el sol entró, sin comprender,
en esta fría habitación…
Me dio su amor, y yo también,
y el mundo era de los dos…

Rata Blanca.

Bailar

Bailar es jugar a ser magos del destino,
Es volar con letras que forman un sentido,
Bailar es ser una con el mundo,
Es comprender lo que aún no se ha comprendido.
Bailar es desplazarse por un aire sin tiempo,
fundirse con el otro o con uno mismo,
desprenderse de ataduras o dolores.
Bailar es amar el alma,
dejar que nos dirija,
expresarse con el cuerpo,
determinarse en la pista,
despojarse de todo duelo,
olvidarse de todo trueno, de todo mal,
de toda persona que no merece ser recordada.
Bailar es ser una con el Son.
Es sentir la libertad de entregarse.
Es perder el miedo y dejarse ir,
es soñar despierto, es volar con alas de ángeles,
que no se ven pero se sienten,
como el calor, como el frío, como el viento.
Bailar es una emoción diferente,
es única y transparente,
es despegarse de la Tierra,
es ser vida y existencia,
es ser música y sentido, es ser.
Simplemente ser.

Decisionada

Bueno resulta que estuve pensando en este blog, y aunque lo quiero mucho y es monono, y romántico y dice muchas verdades y
mucho de mí,

Y visto y considerando que escribo únicamente cuando estoy (muy) inspirada, decidí que voy a escribir incluso cuando no lo esté.
Incluso cuando esté enojada y quiera decir palabras desubicadas y/o fuera de lugar, por que sí.

Por que es mi blog, y si te gusta buenísimo, y si no tenes los recomendados a la derecha.

Besos y abrazos fosforecentes.

Siempre seré yo quien te amará de esta manera…

Aunque el dolor que siento me condena
No voy a bajar los brazos ante la pena,
aunque te quieran y te adoren las mas bellas,
aunque su malicia sea capaz de cortar las rosas…
Siempre seré yo quien te amará por sobre todas las cosas.

Aunque te pierda en medio de la carrera,
aunque me muera por entregarme entera,
aunque te vayas o te disipes con cualquiera…
Siempre seré yo quien te amará de esta manera.

Y aunque oscurezca antes de tiempo en primavera,
Siempre seré yo quien te ame así, sincera…

Y con mis reproches y angustias silenciosas,
por no herirte no quisiera que tu sepas ciertas cosas.
como que me consumen las mujeres codiciosas…

Y aunque me muera por entregarme entera
es esta inseguridad la que me frena y desespera,
Y en el llanto continuo se alarga la espera,
Sin embargo, insisto en que,
Siempre seré yo quien te amará de esta manera.

No existirá lugar en la tierra entera,
que pueda superar el sentimiento que yo siento,
que aunque se lleve las desgracias, los lamentos,
Siempre seré yo quien te ame así, sincera.
Si levanto la frente y sigo compañera
contigo a mi lado, no habrá quien te hiera,
Por que siempre seré quien te amará, incluso fiera.

Si levanto mi alma y la soplo a tu frente
no te sorprendas de verme diferente.
Si levanto mi coraza y mis ojos brillantes
ante , nada será más encandilante
Y siempre seré yo quien te amará de esta manera:
Con una luna blanca  y sabor en las caderas
Con sueños e ilusiones de eterna compañera…

Y es que si estoy despierta es por tu presencia,
que me colma, incluso cuando llegan las tormentas,
y es que pase lo que pase, te aseguro, convencida:
Siempre seré yo quien te amará sin medida,
Siempre seré yo quien esperará la Luz del Día,

Y siempre seré yo quien te amará de esta manera

Siempre seré yo quien te amará de esta manera…

Aunque el dolor que siento me condena
No voy a bajar los brazos ante la pena,
aunque te quieran y te adoren las mas bellas,
aunque su malicia sea capaz de cortar las rosas…
Siempre seré yo quien te amará por sobre todas las cosas.

Aunque te pierda en medio de la carrera,
aunque me muera por entregarme entera,
aunque te vayas o te disipes con cualquiera…
Siempre seré yo quien te amará de esta manera.

Y aunque oscurezca antes de tiempo en primavera,
Siempre seré yo quien te ame así, sincera…

Y con mis reproches y angustias silenciosas,
por no herirte no quisiera que tu sepas ciertas cosas.
como que me consumen las mujeres codiciosas…

Y aunque me muera por entregarme entera
es esta inseguridad la que me frena y desespera,
Y en el llanto continuo se alarga la espera,
Sin embargo, insisto en que,
Siempre seré yo quien te amará de esta manera.

No existirá lugar en la tierra entera,
que pueda superar el sentimiento que yo siento,
que aunque se lleve las desgracias, los lamentos,
Siempre seré yo quien te ame así, sincera.
Si levanto la frente y sigo compañera
contigo a mi lado, no habrá quien te hiera,
Por que siempre seré quien te amará, incluso fiera.

Si levanto mi alma y la soplo a tu frente
no te sorprendas de verme diferente.
Si levanto mi coraza y mis ojos brillantes
ante tí, nada será más encandilante…
Y siempre seré yo quien te amará de esta manera:
Con una luna blanca  y sabor en las caderas
Con sueños e ilusiones de eterna compañera…

Y es que si estoy despierta es por tu presencia,
que me colma, incluso cuando llegan las tormentas,
y es que pase lo que pase, te aseguro, convencida:
Siempre seré yo quien te amará sin medida,
Siempre seré yo quien esperará la Luz del Día,

Y siempre seré yo quien te amará de esta manera—

Aprender…

Aprender a disfrutar la vida navegando en ella con total seguridad, es decir, con amor, significa abandonar la insistencia de nuestro ego a temer convenciéndonos de que vivimos en un mundo enteramente hostil. Si no vives el amor es debido a que tienes miedo. Durante todo ese tiempo, no vives el amor, puedes fingido, pero tú bien sabes que no lo experimentas. Tu yo falso, tu ego, siempre te ayuda a convencerte de que tú sólo eres incompleto, de que hay un vacío siempre en ti y ésa es una poderosa fuente de miedo. No queremos sentimos incompletos y así intentamos llenar ese vacío con opciones del ego. Temeroso de tu imagen incompleta, puedes llegar a fabricar una falsa imagen de felicidad “poseyendo” alguna pareja u ocupación o mascota o lo que sea, pero si te detienes a ser enteramente realista, podrás descubrir que esa parte que crees vacía, esa parte que tu ego te ha demostrado todo el tiempo que necesita ser cubierta, te duele, te da miedo veda. N o me extraña que en mi consulta tanta gente me haya dicho que encontró el amor y que luego lo perdió, para volverlo a intentar y para volverlo a perder y así sucesivamente. Nunca se trató de un verdadero amor, sino de la actuación del amor que, como expertos, realizan algunas personas frente a la sociedad con su imagen del éxito o de la felicidad. El verdadero éxito en la vida no tiene la más mínima necesidad de ser demostrado a nadie. Es una experiencia enteramente personal. Necesitas examinar con honradez tus miedos, y con un auténtico deseo y con amor podrás transformar tu miedo en amor. Hasta entonces habrás decidido cruzar esa puerta pasando de la oscuridad a la luz, llevándote del miedo al amor. 

J.C.Fernàndez

Que no pierda…

Que no me inunde en el silencio, de los miedos de los que sufren.
que me siga a todas partes, la alegría de vivir.

Que no pierda la nostalgia, la capacidad de saberte ver,
así, tal como eres, con tus fortalezas y algunas flaquezas…
Que no deje de quererte aunque soplen fuerte las mareas.

Que no me pierda en este ir y venir constante,
Que no olvide dónde fue que comencé…

Que no deje de lado la risa, que sepa ser fuerte,
ver donde otros no llegan a ver..
Que no deje de lado aquellos amigos
que han estado y que sé que siempre estarán…

Que no pierda la delicadeza, compañero,
de decirte cuanto te quiero,
Cuánto necesito aquel abrazo en el consuelo,
aquella palabra en el justo momento,
aquella brisa que sólo me puede dar tu aliento.

Que no pierda la entereza, de saber lo  mío,
que me sienta segura en este mundo cambiante y sorprendente,
que de todo se pueda renacer.

Gracias por…

Gracias por la risa y la brisa que recibo en las mañanas,
gracias por la dicha por la misma que me otorga tu presencia,
gracias por las noches extensas de palabras, de sueños y de sensaciones.
Gracias por ser el hombre que sabe amarme como nadie en este mundo,
gracias por regalarme cada día una emoción diferente,
por levantar mis brazos cuando están caídos,
por ser mi apoyo y mi alivio cuando el dolor me supera;
por creer en mí, en mis sueños y en mis capacidades;
Gracias por aceptarme así, tan dura y descontrolada,
por llevarme de la mano cuando pierdo el norte.
Por recordarme lo importante que es cultivarte,
por no dejar que caiga en aquellos momentos desolantes,
por ser mi luz, mi compañero y mi meta indirecta.
Gracias por estar a mi lado, cuando hace calor y cuando siento frío,
cuando se me nubla el alma y cuando estalla de felicidad.
Gracias por los sueños cumplidos y por los que quedan por cumplir,
Por darme esa fuerza que no sé controlar,
aquella que me mueve y me da valor,
aquella que elegimos llamar nuestro sol de Amor.
Gracias por ser exactamente tal como sos,
un hombre con un niño dentro,
un sol con sus rayos ardiendo,
una esperanza y mi mayor ilusión,
un perfecto compañero para mi corazón,
mi amante, mi novio, mi marido, mi mejor amigo,
mi alma gemela, mis puertas abiertas,
Gracias por simplemente haber nacido,
por estar en mi camino y formar juntos un destino,
incierto, diferente,
pero nada importa por que con sólo estar a tu lado,
nada puede derribarme, nada más me hace falta,
Nadie más podría completarme mejor,
porque estás hecho simplemente, a mi medida.
Te amo.

Blowin´in the wind (La respuesta está en el Viento)

¿Cuántos caminos debe recorrer un hombre,
antes de que lo consideren un hombre?
Sí, ¿Cuántos mares debe surcar una paloma blanca,
antes de que ella duerma sobre la arena?
Sí, ¿Cuántas veces deben las balas del cañón volar,
antes de que sean prohibidas para siempre?

La respuesta, amigo mío, está flotando en el viento.
La respuesta está flotando en el viento.

¿Cuántas veces debe un hombre alzar la vista,
antes de que pueda ver el cielo?
Sí, ¿Cuántas orejas debe tener un hombre,
antes de que pueda oír gritar a la gente?
Sí, ¿Cuántas muertes serán necesarias
para que él comprenda que ya ha muerto demasiada gente?

La respuesta, amigo mío, está flotando en el viento…
La respuesta está flotando en el viento…

¿Cuántos años puede una montaña existir,
antes de que sea arrastrada por el mar?
Sí, ¿Y cuántos años pueden algunas personas existir,
hasta que se les permita ser libres?
Sí, ¿Y cuántas veces puede un hombre volver su cabeza,
fingiendo simplemente que no ve?

La respuesta, amigo mío, está flotando en el viento,
La respuesta está flotando en el viento…

Letra y Música: Bob Dylan, año 1972-

Lo grande que es Perdonar…

Cómo nos duele cuando nos juzgan, sin conocernos, sin vernos el alma… cómo les duele a otros cuando los juzgamos a simple vista, por una u otra razón…
Cómo duele cuando alguien no vé nuestra luz, cuando no vé la propia.
La crítica, la envidia, las palabras malintencionadas rompen la armonía que hay en el interior de cada uno, rompen de a poco el valor. Cuando criticamos a otros, nos estamos criticando a nosotros mismos… ¿Porqué ser tan duros con nosotros mismos?, en lugar de amarnos, de protegernos, de cuidarnos y de llenarnos de estima y de fuerza para alcanzar la meta, cualesquiera que sea.
¿Por qué no intentar ver al otro sin juzgarlo, conocer su experiencia, su virtud, su dolor?
Creo que todos nos preguntamos alguna vez por qué alguien no nos supo dar afecto, cariño y/o comprensión… preguntémonos ahora si esa persona alguna vez recibió amor, cariño, afecto, abrazos o miradas dulces, preguntémonos qué le faltó, a lo mejor lo que pedimos no lo supo aprender.
La gente no es mala, la gente es, lamentablemente, ignorante, nadie puede hacer o ser como nunca aprendió a ser o hacer.
Si tan sólo aprendiéramos a ser amables, generosos y tiernos con nosotros mismos, si no nos exigiéramos ni nos desvalorizáramos, quizás, podríamos tratar a los demás con el amor que merecen.
Todos los defectos nacen de la falta de amor y confianza propios, y es necesario y fundamental para nuestra felicidad y para la de los que nos rodean, que aprendamos a amarnos y amar. Empezando por nosotros mismos, podremos serlo con los demás.
Démonos cuenta que la guerra, la envidia, la crítica y todas aquellas cosas que duelen y entristecen están faltas de luz y de paz, están “mal” por que no las encaramos con amor.
Como siempre sostuve y siempre sostendré, el amor lo cura todo, y no hay nada más grande.
Brindo por la paz, la dicha, el baile, que aprendamos a convivir y soñar, a compartir nuestras vidas desde el corazón, a intentar mejorar cada día, a PERDONAR a nosotros mismos y a los demás. Todos nos equivocamos, todos cometemos errores una y otra vez, pero todos los días, Dios nos da una nueva oportunidad para volver a empezar, con el pie derecho, con la integridad alta, con el corazón latiendo.
Intentémoslo.
Besos.

Hoy…

Hubo un tiempo que perdí,
que elegí el silencio para escapar de la realidad.

Hubo un tiempo que sentí, que el silencio era para mí;
quizás, la mejor salida…
Y hoy me encuentro en este mar,
Para intentar recuperar,
el sonido del amor,
del amor que me perdí.

Hoy intento recomenzar,
una vida que pasó y que ya no volverá.

Hoy será distinto,
hoy habrá lugar para reír,
para dejarme llevar por la música de la vida y brillar.

Hoy elijo ser feliz, contra toda adversidad,
hoy elijo revivir, volver a nacer,
volver a comenzar,
hoy dejo atrás aquel dolor, hoy perdono y vuelvo a ser yo.

Hoy quiero sonreír, bailar con el alma,
danzar con el corazón,

Hoy quiero ser lo que siempre soñé, hoy quiero amarte más…
Hoy quiero ver las plantas del jardín florecer,
como florece nuevamente mi ilusión…

Hoy quiero un nuevo camino, un nuevo sendero donde está la paz, donde puedo saltar, como si fuera la primera vez.

Hoy quiero veranos eternos, mares infinitos,
relaciones inmensas, colores brillantes,
piedras de VALOR.

Hoy quiero vivir, hoy quiero sentir,

hoy quiero hacer lo mejor de mí.
Hoy quiero verte a los ojos, decirte te quiero,
fundirme en tus brazos,
nombrarte con la mirada,
amarte sin hablarte,
sentir que vuelo sin volar,
sentir que siento sin controlar, sin culpar,
sin detenerme, liberando mis miedos, entregando mi ser.

Por más que busque un reemplazo perfecto, divertido, ingenioso, cariñoso y profundamente paternal… y aunque los quiera con todo mi corazón… ninguno de ellos sos vos.

Estoy aprendiendo que en la  vida algunos nos aprecian y otros simplemente nos son indiferentes, comienzo a aceptar que no te tengo, que nunca te tuve y que quizás, jamás te tendré.

Sé que no estarás allí el día de mi boda, tomando mi mano, rozando mi pelo, queriéndome más, sé que no recibiré de tus brazos un tierno regalo cariño, afecto, ni nada de todo eso que alguna vez esperé.

Sin embargo hoy quiero decirte, que estarás en mi corazón y en mi mente, que a pesar de tu ausencia, te aprecio, te quiero y te entiendo, quizás, por que no sé verte de otra manera. Quizás por que no me resigno a que alguna vez, una mañana cualquiera escuche tu voz al teléfono, y me digas te quiero.

Mil veces escribí cartas que nunca llegaron a ver tus ojos, pero… que importa!, son mi descarga y mi manera de sentirte cerca, aunque la impotencia de saberte irreemplazable duela, sé que estás a tu manera, sé que todo pasa, y sé que pasarán también, las lágrimas nocheras….

Cuando llega tu alma enamorada…

Cada vez que miro y no estás,
se vuelve un juego fugaz,
en el que busco impaciente tu mirada en la nada.

Cada vez que sueño y al despertar no estás,
te imagino abrazado a mi cintura y vuelvo a soñar.

Cada vez que vuelo y no estás,
me pierdo en el tiempo y elijo volver a empezar.

Cada vez que te amo y no estás,
guardo en mi corazón el sentimiento y la alegría
de la espera,
del saber que llegarás.

Cada vez que te extraño escribo líneas, como ésta,
para escaparme un rato
de la sensacion de soledad,
y lleno mi alma de palabritas de amor,
para aguardar tu llegada.

Cuando te escribo y no estás,
se vuelven tristes las palabras,
desiertas en el tiempo,
perdidas en la oscuridad.

Y cuando llega tu mirada enamorada,
otra vez abro las alas,
y me refugio en tus brazos,
y te repito una vez más,
cuánto te amo y cuánto te he esperado,
te regalo mis sonrisas y mi calor,
te regalo mi nombre y mi corazón,
te regalo la dicha de sentirte amado
con tanta fuerza, con tanto pudor.

Cuando llega tu alma enamorada,
abro bien las alas, te guardo en un rincón,
me refugio en tu llamada, me refugio…
chiquitita, dentro de tu corazón.

Cuando llega tu alma enamorada,
te regalo mi vida, te regalo mi sol.
Se transforman los sueños en un camino mejor.

Esa persona…

Puede que mucho de lo que hagamos a veces, no tenga sentido para nadie, pero que sea de un valor incalculable para uno mismo, por el simple hecho de que amamos lo que hacemos.
Todo obstáculo tiene una gota de éxito que no siempre conseguimos ver. Muchos de los que hoy admiramos han fracasado una y otra vez. Y lo que admiramos, ese éxito que tan increíble nos parece, nació después de muchos golpes y trabas que se lograron superar.
Tener metas es indispensable para no estancarnos siempre en un mismo lugar.
Aprendamos de aquello que nos salió mal, cambiemos la estrategia, estemos dispuestos a luchar por nuestros sueños. Estemos dispuestos a amar con todas las fuerzas de nuestra alma.
Hace 25 años nacía un veinte de marzo una persona muy especial para mí, una persona a la que discriminé sin pensar, sin querer y sin parar. Una persona a la que menosprecié cuando también los demás la menospreciaban, una persona a la que aprendí a amar con todas las fuerzas de mi alma. Una persona especial con millones de cualidades que sólo con golpes aprendió a valorar. Una persona que descubrió la forma de descargar su dolor en el arte, escribiendo o bailando sin cesar. Una persona que supo lo que era perder a la gente que más amaba, comprender el dolor ajeno y perdonar lo que fuera. Una persona que sabe ponerse en el lugar del otro y deja de lado las apariencias para entender el interior de los demás.
Aquella persona que tuvo una infancia violenta pero que supo reír en los peores momentos y salir adelante, incluso con piedras más grandes que ella.
Hace 25 años nacía la persona que transformó sus debilidades en fortalezas, quizás no todas. La vida es un eterno aprendizaje, un eterno retorno. Un volver a empezar. Una oportunidad para volver a mirar.
El cielo enamora, el son devora, la sangre se expande. La poesía es la perfecta y única manera que conoce esa persona para descargar sus sentimientos y recomenzar.
Esa persona que hoy admiro, amo y perdono, esa persona que tanto ha pasado y que llega a sus 25 bien vividos, esa persona soy yo.

Dios

Dios esté en mi cabeza, y en mi entendimiento,

Dios esté en mis ojos y en mi mirada,

Dios esté en mí boca y en mis palabras,

Dios esté en mi lengua y en mi gusto,

Dios esté en mis labios y en mi saludo.

Dios esté en mi nariz y en mí olfato y mi inspiración

Dios esté en mis oídos y en mi audición,

Dios esté en mi cuello y en mi humildad,

Dios esté en mis hombros y en mi porte,

Dios esté en mi espalda y en mi postura.

Dios esté en mis brazos y en mi dar y recibir,

Dios esté en mis manos y en mi trabajo,

Dios esté en mis piernas y en mi caminar,

Dios esté en mis pies y en mí firme conexión,

Dios esté en mis articulaciones y en mis relaciones

Dios esté en mis entrañas y en mis sentimientos,

Dios esté en mis intestinos y en mi perdonar,

Dios esté en mi talle y en mis movimientos,

Dios esté en mis pulmones y en mi respiración,

Dios esté en mi corazón y en mis afectos.

Dios esté en mi piel y en mi tacto y mis caricias,

Dios esté en mi carne y en mis penas y suspiros,

Dios esté en mi sangre y en mi vivir,

Dios esté en mis huesos y en mi morir,

Dios esté en mi final y en mi revivir.


De Caroline Miss, su libro: Anatomía del Espíritu.


mauge-281

Esa Persona…

Puede que mucho de lo que hagamos a veces, no tenga sentido para nadie, pero que sea de un valor incalculable para uno mismo, por el simple hecho de que amamos lo que hacemos.
Todo obstáculo tiene una gota de éxito que no siempre conseguimos ver. Muchos de los que hoy admiramos han fracasado una y otra vez. Y lo que admiramos, ese éxito que tan increíble nos parece, nació después de muchos golpes y trabas que se lograron superar.
Tener metas es indispensable para no estancarnos siempre en un mismo lugar.
Aprendamos de aquello que nos salió mal, cambiemos la estrategia, estemos dispuestos a luchar por nuestros sueños. Estemos dispuestos a amar con todas las fuerzas de nuestra alma.
Hace 25 años nacía un veinte de marzo una persona muy especial para mí, una persona a la que discriminé sin pensar, sin querer y sin parar. Una persona a la que menosprecié cuando también los demás la menospreciaban, una persona a la que aprendí a amar con todas las fuerzas de mi alma. Una persona especial con millones de cualidades que sólo con golpes aprendió a valorar. Una persona que descubrió la forma de descargar su dolor en el arte, escribiendo o bailando sin cesar. Una persona que supo lo que era perder a la gente que más amaba, comprender el dolor ajeno y perdonar lo que fuera. Una persona que sabe ponerse en el lugar del otro y deja de lado las apariencias para entender el interior de los demás.
Aquella persona que tuvo una infancia violenta pero que supo reír en los peores momentos y salir adelante, incluso con piedras más grandes que ella.
Hace 25 años nacía la persona que transformó sus debilidades en fortalezas, quizás no todas. La vida es un eterno aprendizaje, un eterno retorno. Un volver a empezar. Una oportunidad para volver a mirar.
El cielo enamora, el son devora, la sangre se expande. La poesía es la perfecta y única manera que conoce esa persona para descargar sus sentimientos y recomenzar.
Esa persona que hoy admiro, amo y perdono, esa persona que tanto ha pasado y que llega a sus 25 bien vividos, esa persona soy yo.

Cuando llega tu alma enamorada…

Cada vez que miro y no estás,
se vuelve un juego fugaz,
en el que busco impaciente tu mirada en la nada.

Cada vez que sueño y al despertar no estás,
te imagino abrazado a mi cintura y vuelvo a soñar.

Cada vez que vuelo y no estás,
me pierdo en el tiempo y elijo volver a empezar.

Cada vez que te amo y no estás,
guardo en mi corazón el sentimiento y la alegría
de la espera,
del saber que llegarás.

Cada vez que te extraño escribo líneas, como ésta,
para escaparme un rato
de la sensacion de soledad,
y lleno mi alma de palabritas de amor,
para aguardar tu llegada.

Cuando te escribo y no estás,
se vuelven tristes las palabras,
desiertas en el tiempo,
perdidas en la oscuridad.

Y cuando llega tu mirada enamorada,
otra vez abro las alas,
y me refugio en tus brazos,
y te repito una vez más,
cuánto te amo y cuánto te he esperado,
te regalo mis sonrisas y mi calor,
te regalo mi nombre y mi corazón,
te regalo la dicha de sentirte amado
con tanta fuerza, con tanto pudor. Sigue leyendo

Miedo

El miedo es tan paralizante como inútil. Es tan peligroso como destructivo. Todos lo sabemos y pocos los afrotamos. Incluso yo, algunas veces, no lo enfrento, por que no sé cómo, por que me pregunto una y otra vez si vale la PENA pasar por algo para conseguir superarlo. La respuesta siempre es SI, por supuesto. El dar el paso lleva tiempo, y cuando ese tiempo es largo, puede que la oportunidad desaparezca, al menos de esa manera, con ese objetivo, por esa persona. Sin embargo, cuanto más evitemos enfrentarnos a ese temor, más veces chocamos con el mismo muro. En distintas situaciones vuelve a presentarse. Y lo hará hasta que realmente tomemos en VALOR de toparnos con ese muro y saltarlo, esquivarlo, romperlo, tomar las medidas necesarias para sacarlo de nuestras vidas y nuestra mente.
Una vez afrontado seguramente nos parecerá que fue fácil, que no era tan complicado como lo veíamos.
Sucede que al temer, el riesgo nos parece peor de lo que es, nos parece insuperable, y dimensionamos los probables “Fracasos” que conlleva.
Aunque es algo difícil, el aprendizaje que conseguimos gracias a esa superación, vale, a veces, toda una vida.

Querido Espíritu:

Como dos niños jugando en la arena, aprendimos a querernos perdiendo algunos sueños entre nuestros dedos.
No sabemos bien cómo. Ni cuándo. Ni dónde. Pero un día cualquiera el alma decidió que nos amáramos.
Y te amé, de esa manera que las novelas sólo muestran al final y apenas. De una manera profunda, caprichosa, caliente y a la vez fría. Con todas las dudas y los vaivenes, quizás me creí más fuerte, más capaz. Sólo por que te amaba.
No hubo un final entre nosotros. No hubo lágrimas. Ni siquiera despedidas. Simplemente desaparecimos entre las nubes, como se le dice a los niños. Simplemente un buen día te fuiste, sin que pudiera hacer algo para evitarlo.
Quisiera decirte que … Sigue leyendo

Te amo

Te amo

Te amo de una manera inexplicable.
De una forma inconfesable.
De un modo contradictorio.
Te amo
Con mis estados de ánimo
que son muchos,
y cambian de humor continuamente.
Por lo que ya sabes,
El tiempo.
La vida.
La muerte.

Te amo con el mundo que no entiendo.
Con la gente que no comprende.
Con la ambivalencia de mi alma.
Con la incoherencia de mis actos.
Con la fatalidad del destino.
Con la conspiración del deseo.
Con la ambigüedad de los hechos.
Aún cuando te digo que no te amo, te amo.
Hasta cuando te engaño, no te engaño.
En el fondo,
llevo a cabo un plan,
para amarte… mejor.
Pues, aunque no lo creas,
mi piel extraña enormemente la ausencia de tu piel. Sigue leyendo

NO CULPES

No culpes a nadie.
Nunca te quejes de nadie ni de nada,
Porque fundamentalmente tú has hecho
Lo que querías con tu vida.

Acepta la dificultad de edificarte a ti mismo,
Y el valor de empezar corrigiéndote.
El triunfo del verdadero hombre,
Surge de las cenizas de su error.

Nunca te quejes de tu soledad,
O de tu suerte,
Enfréntalos y acéptalos con valor.

De una manera u otra,
Son el resultado de tus actos
Y prueba que tú siempre has de ganar.

No te amargues de tu propio fracaso,
Ni se lo cargues a otro,
Acéptate ahora o seguirás
Justificándote como un niño.

Recuerda que cualquier momento
es bueno para comenzar
y que ninguno es tan terrible
para claudicar.

No olvides que la causa de tu
Presente es tu pasado,
Así como la causa de tu futuro
Será tu presente.

Aprende de los audaces,
De los fuertes,
De quien no acepta situaciones,
De quien vivirá a pesar de todo.

Piensa menos en tus problemas,
Y más en tu trabajo,
Y tus problemas, sin eliminarlos morirán
Aprende a nacer desde el dolor
Y a ser más grande,
Que el más grande de los obstáculos.

Mírate en el espejo de ti mismo
Y serás libre y fuerte,
Y dejarás de ser un títere
De las circunstancias,
Porque tú mismo eres tu destino.

Levántate y mira el sol por las mañanas,
Respira la luz del amanecer.
Tú eres parte de la fuerza
De tu vida ahora,
Despiértate, lucha, camina,
Decídete y triunfarás en la vida.

Nunca pienses en la suerte,
Porque la suerte es:
El pretexto de los fracasados.

Pablo Neruda

No quiero que mueras

¿Qué puedo hacer si te vas?

Sé que nunca te dije las cosas que debía decir. Pero me cerraste las puertas y las ventanas y tuve que callar. Y tanto callé que nunca oíste de mi boca el cariño que siempre sentí.

Y ahora me siento entre la espada y la pared. Porque a lo mejor sí se pudo y no supe ver las opciones. Porque a lo mejor me quisiste pero también callaste. Tu orgullo nos quitó los encuentros y mi silencio los alejó.

Y aunque jamás vuelva a verte quiero que sepas (aunque sé que no lo sabrás) que te quiero y que me duele tu dolor. A pesar de las fallas, a pesar de la distancia, a pesar de los oscuros muros que hubo y que hay. A pesar de la eterna ausencia en nuestras vidas, de los gritos de la gente que señala los errores ajenos y no los propios. Sigue leyendo

Yo quiero un corazón de más..

Yo quiero un corazón de más….
de más, apenas, para poder terminar de sentirte
yo quiero un corazón de más,
por si no me alcanza con lo que tengo
por si no hubiera ya, más lugar,
por si se apagara con el tiempo
yo quiero un corazón de más, uno de repuesto,
por si con el que tengo llego a lastimarte,
poder con otro más, remendarte
yo quiero un corazón de más
para llenarte más que nada, más que nadie,
más que no haya más,
yo quiero un corazón de más,
por si en una de esas tantas desgracias,
me toca también, tener que olvidarte…

Decisión.

Siempre hay alguien
Que se impone en el camino,
Que transforma tu destino,
Que te hace luchar por ti mismo,
Que te pone el límite entre el aire y el cielo
Y donde te preguntas si es mejor continuar o frenar.
La vida es corta, pero a veces parece eterna,
Momentos donde una pequeña decisión,
Puede modificar totalmente el rumbo,
Donde no se sabe bien si el que elige es el corazón o la razón. Sigue leyendo

Aunque calles, aunque no mires,
aunque todo parezca vacío y sin sentido.
Aunque las mañanas, las tardes y las noches
se vuelvan, de repente,
Un camino sinuoso, perdido y extinguido.

Aunque no haya más nada.
Aunque sólo quede el recuerdo,
Efímero, lejano, de lo que fue y de lo que pudo ser.
Aunque me haya consumido el miedo y te haya alejado de mí.
Aunque la oportunidad esté perdida aunque ya jamás vuelva a verte…

En la mirada que no te regalé, guardé mi miedo más profundo.
Y no quise darte más, por anteponerme a la realidad cotidiana,
Y tuve miedo.
Y no lo intenté.
Nunca supiste cómo, ni cuándo, ni por qué.

Pero no lo intenté.
Te enojaste y con razón.
Me callé y con razón.
Aunque siga mis sueños, mis ilusiones,
Nada de eso sucederá
Por que nada de eso intenté.
Jamás podrás comprenderme.
Jamás podré yo tampoco.

No lo puedo negar, es más fuerte que yo.

mauge

A mí…

A mi… que no me importa el qué dirán de la gente, que no me sale dejar de soñar, que todo me produce emociones diferentes, que no sé dejar de gozar.

A mí, que la salsa me enamora, me agita y me devora, que no concibo la vida sin palmas, sin brillo, sin vueltas… sin más…

A mí, que todo lo que toco necesito sentir, que todo lo que adoro necesito vivir. A mí, que el miedo me paraliza y de vez en cuando vuelvo a intentar, que escapo de vez en cuando al silencio para ubicarme de nuevo en mi lugar. A mí, que trato siempre que puedo, de decirte la verdad.

A mí, Que una sola palabra puede hacerme llorar, que a veces me duele el pensar que te puedo llegar a lastimar.

A mí, que vivo acelerada en un mundo común y sencillo, pero que a veces sin querer lo vuelvo a complicar. Que guardo nostalgias, vivencias, eternos pasados que me hicieron madurar.

A mí, Que tengo en el alma amor para dar. Que tengo cariños difíciles de explicar.

A mí, que la histeria sabe envolverme con la velocidad de una estrella fugaz. A mí, que un beso me calma, me llena y me hace volar.

A mí, no intentes cambiarme, seguiré siendo igual, no me digas qué hacer, de vez en cuando me permito errar. Dejame decir lo que pienso, en cualquier momento y lugar, sé que soy diferente, es lo que me hace especial.

A mí, que me gusta que me sorprendas, que dejes que sea tal como soy, que me gustan las rosas, que me gusta abrazar, que me gusta sentir la lluvia bajo mis pies, y el sol en mi nariz.

A mí, que con cositas sencillas pero fuera de lo normal, me puedes enamorar, que de vez en cuando necesito un poco de paz, de tranquilidad, un poco de confianza para continuar.

A mí, que le temo a los límites, a que me frenes y no me dejes luchar.

A mí, que la vida me ha golpeado pero también me ha mimado, que a todo le doy un valor de más. Que me gusta hablarte de cosas trascendentes, que me gusta ayudar cuando alguien está mal. A mí, que más que nada en la tierra me gusta reír sin parar.

A mí, que Dios me hizo imperfecta, con manías que no sé si quiero cambiar, que de vez en cuando estoy triste, pero siempre intento ir por el camino que me da felicidad.

Aquí estoy, soy un ser más, puedes quererme, puedes odiarme, puedes dejarme pasar… yo sólo soy… un alma más..

Y de repente…

Y de repente… sos como el aire que respiro, invisible, pero presente, no se vé, pero se siente…

Y de repente se arman las piezas de una historia que recién comienza a formar el camino. Cautos, a escondidas del qué dirán de la gente. No por que sea una mentira, sino por que lo queremos nuestro. Y así de repente, también, te encontré entre tantas miradas, pero la tuya llamaba, atrapaba, había nostalgia, dudas y transparencias en ella.

Y de repente te encuentro conmigo, a veces silencioso, a veces perdido, pero aquí, conmigo. Y me gustaría salvaguardarte, protegerte, quitarte los miedos y las inseguridades, darte lo que aún no conoces, decirte lo que nadie te dijo, ya, alguna vez.

Y de repente te pienso y te quiero, pero callo algunas cosas, quizás por que no sé encontrar las palabras justas, el sentimiento exacto… a veces toca esperar, a veces soñar, y a veces simplemente vivir… pero siempre estás.