↕ Un amor más allá del bien y del mal ↕

Atesoro esos recuerdos
porque risa traen a mi mente
atesoro cada beso
que me diste en la frente
de rodillas me pediste
que te fuera siempre fiel,
que mi corazón te diera
que ibas a cuidar de él…
Y te dí,
te di todo de mi, no me quedó siquiera
un poco de oscuridad
o de fuerza loca
para sobrevivir…
Después de tí muchos días se volvieron grises,
fue difícil entregar mi corazon
a alguien que no me conocía tanto,
a alguien que no era mi primer amor.
Tu te llevaste mi primera vez,
te llevaste mis mejores abrazos
las mejores cartas de amor,
que aunque son cenizas
las palabras siguen resonando
en algún que otro sueño
te vuelvo a encontrar.
Fue un amor tan trágico, tan leal y fuerte
y a la vez la ingenuidad de ser tan niños,
de no comprender la diferencia
entre estar enamorado y amar,
porque eramos la guerra,
pero también éramos el más grande y puro amor.
El amor de mi vida fuiste,
en mi corazon siempre prevaleciste,
nada hará que me sonría al recordarte,
porque todo lo que tú me diste
fue enseñarme a amar sin medida
ni límite, ni borde… ni final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s