Lo que le queda…

-Claro que me quiere, me quiere con todo su corazón, lo se, lo siento acá, amigo.
Y entonces, ¿por qué?, ¿no armarte de valor?, ya darle lo que les queda.
– No puedo amigo, yo seguí mi vida, me alejé de ella, me mentí, y me dije que no la sentía, que era sólo una buena amiga. Olvidé su color de cabello, olvidé sus piernas blancas al bailar, olvidé lo perfecta que era para no volverla a amar.
– Y ahora que sé, que pronto ya no estará entre los humanos, me desploma el corazón, amigo.
Le queda poco tiempo y solo quisiera atesorarla cerca mío todos los días y noches que le quedan, por si viene la muerte, ponérmele enfrente, que me lleve a mi, porque sin ella, yo no puedo vivir.
– Pero amigo mío todo nace y muere en este mundo, déjalo ser,
– por vivir así con tu pensamiento, es que hoy me mata la culpa de no haber luchado por ella, cuando aún era libre de dolor…
Soy culpable, de no darle una estrella, darle esas dos palabras que ella dijo y yo no supe o no pude repetir, quiero decirle que la amo y que siempre supe que ella era perfecta para mi, con sus virtudes y defectos ella era mi diosa, mi sueño eterno, mi perfecto amor.
– Le queda poco tiempo, sufrirás mucho cuando se marche.
– El tiempo que queda voy a disfrutarla y cuando se marche , quizás mi alma también, muera con ella…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s