Tanto fuego que creamos, tanta ilusa perdida,
tantas cosas que perdimos, de un día para el otro,
esas palabras que dijiste
que el viento amablemente se llevó
hoy veo que era una mentira, que tus ojos 
no me miraban en cámara lenta
como yo creía, y que mi corazón
no latía aceleradamente
con tu presencia viviendo en mi interior.
Era mentira, todo era mentira…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s