Mi hijo.

Amo a mi hijo, no vayan a creer que no. Pero su llegada al mundo fue buscada con fervor durante un año para llenar el vacío de un amor que se fue con un hijo, un amor que criar. No había aprendido totalmente de mis errores, por eso se me permitía quedarme a solucionar algunas cuestiones de “vida o muerte”. Esto es así, nadie te dice que lo que es ser padre hasta que lo sos, no es algo que viene con un libro de menús y tareas. No, ser padre es tridimensionar tus responsabilidades, pero no eres ni capaz de darte el credito de que es tu mente la que lo está “Haciendo” Son tus órdenes, tus decretos, los que se cumplen, como dijo Nietchze: Más allá del bien y del mal. Pide. Y se te dará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s