Ese brillo…

Sus pies miraban al suelo,
ya no era la misma niña de antes;
Su cuerpo se había transformado,
Su corazón guardaba aún algunas heridas,
Pero la alegría ocupaba el mayor lugar.

No tenía la familia que siempre había soñado,
No era la más bella de las mujeres,
No tenía todos los lujos que quisiera,

Sin embargo, su sombra bailaba, sentía, admiraba;
Su felicidad se debía al amor.
Amaba y se sentía amada, respetada, valorada,
Sus sueños de ser mejor se acrecentaban,
Amando nada era un sacrificio.

Las risas y los poemas brotaban de ella cada  tarde
Mientras dulcemente esperaba a su amado.

Nadie preguntó quién era;
Nadie vió en sus ojos el brillo del universo,
Ese que todos los poetas mencionan
Pero que sólo unos pocos, fuimos capaces de ver.

María Eugenia Domé

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s