Quién pensaría…

Hace tiempo que vengo, sintiendo esta despedida,

un manto negro cubre todas las heridas,

y hasta cuando recuerdo aquella tarde que te ví,

en medio de la lluvia, rogando por mí,

entre lágrimas dijiste amarme, y pediste una nueva oportunidad…

Y me negué, con mi orgullo siempre vacilante,

y me negué, como se niega un niño caprichoso

a dejar de jugar su juego.

Quién pensaría, que esta herida

se volvería a repetir otra vez…

Quién pensaría, que esta herida,

dolería un poco más.

Fueron pocos los momentos felices,

el tiempo cambió tu manera de amar,

las cosas no fueron como pensamos,

ya no hay a quién culpar.

Estabas lejos, la mirada ausente,

y yo queriendo luchar…. ¿Para qué?

No se puede pelear contra la nada,

se necesitan dos para triunfar.

Por eso me marcho, como lo prometí,

con un poco de tristeza a cuestas,

y la sensación de nunca más volverte a ver.

Con el corazón, un poco roto,

y otro poco vacío, ya no hay mitad.

Confieso que sí, que yo te amé,

de un modo casi sobrenatural.

Sin embargo, nada fue suficiente,

seguías lejos, sin poderte alcanzar…

Quién pensaría, que esta herida

se volvería a repetir otra vez…

Quién pensaría, que esta herida,

dolería un poco más.

María Eugenia Domé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s