Gracias, amigos

Ayer fue el día del amigo, sé que es una idiotez que lo diga, porque todos lo sabemos. Pero me gustaría hablarles hoy de la amistad.

Creo que la amistad conlleva la posibilidad de abrirte al otro, de aceptarlo y de mostrarte tal como eres. Dicho sea de paso, prefiero mostrarme tal como soy, pero sé que a algunas personas les cuesta, no por que sean malos, sino por ue consideran que hay partes de sí mismos que no serían aceptadas por otros, olvidando que lo más hermoso es que nos aceptemos a nosotros mismos.

La amistad, es una de las relaciones más enriquecedoras que existe, si realmente aprendemos a cultivarlas, con amor, con respeto, con atención, con el estar, aunque no sea físicamente, no importa, uno sabe estar de mil maneras, y la tecnología nos ayuda (y nos aleja, a veces) a mantenernos en contacto cuando las obligaciones y responsabilidades superan nuestros tiempos.

Gracias a Dios, tengo muy buenos amigos, en su mayoría me comprenden, y aunque son muy distintos entre sí, cuando los veo a todos juntos a mi alrededor, me regocijo tanto, que me dan escalofríos, es una experiencia que me conmueve ( de más está decir que soy más sensible que una pluma) y me llena, me llena tanto que me pierdo y me quedo mirándolos en silencio, contemplando a cada uno de ellos, y viendo más allá de lo que son. Los conozco tanto que cuando llego a este punto hasta pareciera que pudiera sentir dentro mío las emociones de ellos.

La amistad, entre otras cosas, es una de las cosas que más disfruto, las charlas, los abrazos, los “Te quiero”, los bailes, las cartas, y esas miradas que tienen códigos, y sólo uno y la otra persona pueden comprenderlo. Las risas, los llantos, los millares de momentos compartidos, la profundidad de decir “Gracias, por acompañarme en la vida, por ser mi confidente, mi apoyo, mi silencio, mi “limitador” cuando algo no estoy haciendo bien”

Creo que el día del amigo es todos los días, que uno los lleva siempre presentes, pero a veces no lo dicen, y aunque no lo crean, muchas veces nuestros amigos esperan de nosotros aquellas palabras mágicas: “Te quiero”, “Te extraño”, “Gracias”, y todas esas maravillosas expresiones, que aunque creamos que el otro las sabe, nunca está de mas recordarlo. Alimenta, fortalece, une.

Muy feliz día del amigo para todos.

Anuncios

Un pensamiento en “Gracias, amigos

  1. Poco puedo añadir a tu reflexión y si bien no en su totalidad, estoy contigo en lo que nos compartes. Solo me gustaría COMPARTIR, ( ¡ qué palabra tan maravillosa! y que tan poco ” se lleva” en nuestra sociedad de pequeños círculos cerrados y mucho anonimato), bueno pues tan solo os comparto que el carño, el amor o la autoestima que cada uno sentimos por nosotros mismos, cae en la vanidad, en la soberbia y afán de protagonismo, siempre y cuando nuestra paz interior, nuestro sosiego y felicidad personal no esta fundamentada en la alegría, en el bienestar, en el gozo y la felicidad que, con nuestros actos y ejemplos provocamos en los que nos rodean; y eso no lo suscribamos solo al “pequeño y reducido círculo” familiar o de nuestros amigos, sino a toda la gente que nos rodea, a la que tenemos acceso si así lo queremos, vecinos, compañeros de trabajo etc, etc,.
    Por otra parte, también quería compartiros que el amor, el cariño, la amistas, el aprecio…son sentimientos que maravillosos pero entiendo y así locreo, adquieren su verdadero sentido y vencerán tods las dificultades y contratiempos, si los fundamentamos en la ACEPTACION de la otra persona tal como es y no, como hacemos muchas veces, como queremos nosotros que sean; no esperar que actuen como querríamos, necesitamos o egoistamente pretendemos o pensamos que deben hacerlo. NO, a las persons hay que quererlas como son y por lo que son y compartir, gozar y enriquecernos mutuamente con nuestras diferencias.
    Soy creyente, pero mi crenecia es en el ejemplo de vida que nos legó JESUS, porque si está basado en la tolerancia, en el amor desinteresado y gratuito sin esperar nada a cambio, en el respeto, en la misericordia, en la fraternidad, solidaridad y hasta llegar a dar la vida por la felicidad de los que nos rodean ( no hace falta llegar a eso pero hay muchos estados intermedios), vivir la vida con esos sentimientos y fundamentos sería maravillosa y vale para el que sea agnóstico, creyente o ateo,; a fin de cuentas, qué importa si no creo en quien nos lo enseñó si etaos convencidos de que con esas bases la sociedad en la que vivimos sería alcanzar en comunidad lo que todos ansiamos a lo largo de nuestra vida, LA FELICIDAD.

    Soy grillo taciturno y podéis visitar mi blog en el que comparto con todo aquél que quiera entrar en él, sentimientos lo cual me hace sentir feliz como imagino que te pasará a ti Maria Eugeniaque nos has regalado esta reflexión sobre la amistad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s