Querido Fantasma

Era una noche tibia, TE FUISTE SIN AVISAR,

me dejaste un disparo fugaz, del otro lado de la pared,

lo poco que recuerdo se esfuma entre el miedo y el dolor…

Nunca más volví a verte, QUERIDO FANTASMA…

me dejaste asi, con sensaciones, angustia y tristeza,

con la nostalgia de no poder volverte a ver…

Te esperé un cumpleaños, una tarde gris,

te fuiste con tu mejor traje, tu acordeón y aquel último cigarrillo.

Te llevaste un poco de tu autodestrucción,

pero me dejaste una que otra imagen de AMOR,

no sabía entenderte, no, NO SABÍAMOS entenderte.

La soledad te llevó a escaparte y a crear en mi infancia

el cuento sin fin: “Se fue al cielo”.

Te perdiste en el HUMO DE LA NOCHE

UN POCO DE SANGRE y otro poco de sed,

la ignorancia de desconocerte llenó MIS NOCHES DE PAPEL.

Años mas tarde supe que la verdad tenía dos caras,

que la CAMPANA SIEMPRE SONABA DOS VECES…

te llamé, PAPÁ, AUNQUE NO LO FUERAS,

te esperé, anhelante, aunque no lo fueras,

¿DÓNDE ESTÁS?, NO VEO LA LUZ,

yo no hice nada, no fui capaz,

te pido perdón, si alguna vez sentiste que fallé.

Pero yo no hice nada, NO FUI CAPAZ.

Querido fantasma, te volví a soñar,

estabas ahí, alegre, como siempre,

aunque somo siempre, sólo fue UN SUEÑO FUGAZ.

María Eugenia Domé

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s