Odio los Hospitales

Los odio, los detesto, les tengo fobia, me ponen nerviosa, me alteran, me quitan la paz. Sobre todo por que cada vez que entro no sé cuándo voy a salir.

La primera vez que estuve en uno fue, obviamente, cuando nací. A mi mama le hicieron cesárea, por que estaba que explotaba y yo no queria salir a este mundo cruel, aunque en realidad, no queria salir en un hospital, seguramente si me hubiesen parido en un auto salía caminando. La cuestión es que ese 20 de marzo la anestesia a mi mama jamás le hizo efecto, pero a mí si, y claaaro, nací dormida. Ja -.-

De mas grandecita, cuando tenia 4 años se me dió por subirme a una pileta de esas que se usaban antes para lavar ropa, unas tremendas piletas de material, con azulejos, que pesan como el diablo. Me colgué y caí con la pileta arriba de la panza. ¿Qué se hizo? hospital, hospital, la puta madre. Tres interminables días con suero e inyecciones dolorosísimas del infierrrrno. Pero lo bueno es que me llenaron de regalitos y mimitos y mi mami se quedo conmigo los tres dias…

Un par de años más, y descubren que tengo el problemita este del oido, un año de estudios hasta que encuentran el audifono que va conmigo. Admito que cuando me lo pusieron resucité. Descubrí que la lluvia hacía ruido, que las hojas de otoño también, que las maestras gritaban mucho, y que mi mama tenía un timbre importante cuando se enojaba. Aunque las puteadas en alemán sigo sin entenderlas, por suerte. Descubrí la música, los pajaritos que me despiertan dia a dia (grrr). En fin, fue la única vez que estuve feliz en un hospital.

Unos años después, vómitos, mareos, un accidente que me llevó, con 16 años, al borde del abismo. Pero me salvé, para mal de muchos. Lo cual significó tres meses en cama con mareos constantes, dolores de cabeza, REPOSO (cómo odio el reposoooooooo), un verano entero perdiendome de la vida.

A los 20 vómitos, mareos, contracturas, 832746823 inyecciones en el culo que me lo dejaron como el de J Lo, pero picado con mosquitos. Ellos NO SABEN cuánto duele. Pero DUELEEE. -Bueno chiquita (La que te cuelga!!!!) vas a tener que hacer REPOSO (que haga reposo tu mamaaa!).

En el último verano, me ví obligada a ir, por que realmente pensé que me moría, soy de las que esperan a no poder respirar hasta que se deciden ir al bendito castigo ese. ¿Y con qué me encontré? -Chiquita (GRR), tenes dos piedritas que te vamos a operar, por eso los vómitos, te las tenemos que sacar con cirugía, no queda otra.

-Ajá… cicatrices?

-Tres puntitos, chiquitos, no los vas a ver siquiera.

-Más te vale, por que TRABAJO con el cuerpo, mi amor, si me dejas una marca indebida TE LA CORTO.

Conste que el cirujano me tiene miedo, pero lo que o sabe es que yo le tengo más miedo.

Llegó el día de la operación, y yo me hacía la guapa, superada, insufrible. Llegó la hora de la anestesia, excelente viaje, en serio, un sueñooo fenomenal, súper.

Claro que cuando desperté me sentía como sime hubiese pasado el tren bala por encima cuatro veces ¬¬.

TRES DIAS internada TRES DIAS! SETENTA Y DOS HORAS Y MEDIA! Volví loca a mi mama, putee a todos los santos, prometí que jamás volvería a McDonalds, prometi que viviría a zapallo y lechuga, que dormiría 8 horas y que nunca jamás volvería a tomar alcohol.

Bueno, cumplí todo por un mes. Y volví, una tiene que alimentarse, no me jodas, para que vivir si no te podes comer dos combitos de Mc?? EH??

El lunes pasado fue el cumpleaños de mi sobrinito, bah sobrinito, cumplió 18, el nene. Venía de dos meses trabajando sin parar, y ese día me dije ESTA ES MI NOCHE. Me comí todo, me bailé todo, me reí, me divertí, y cuando paré… soné.

Otra vez corriendo al hospitaaaaalll, juro que no hay nada que me altere tanto, me desespera, me pone los pelos de punta, en esos momentos preferiría morir.

-Chiquita (…) estas embarazada?

-se, del espíritu santo…

-tomaste?

-Coca cola…

– Bueno ahora te vamos a sacar sangre, te vamos a dar una inyección para parar los vómitos, y un calmante, por que te notamos muy nerviosa. (Y que te parece, infelizzz, estoy en un hospital!)

– Calmante calmador eh, me re drogó!!!!! Quedé mucho (pero mucho) más tarada de lo usual, veía doble, todo me daba vueltas, realmente deprimente.

GRACIAS A DIOS A LA VIRGEN A LOS CIELOS AL BANG BANG ME DEJARON IRME A LAS DOS HORAS.

Pero claro, cómo no, con un pequeño castigo: Una semana de REPOSO, masajes martes y jueves durante dos meses, disminuir las horas de trabajo (jajajaja) y dormir ocho horas ( jajaja).

Es eso, o te internamos. Esto es grave, chiquita, sos joven y no puede ser que estés asi, te lo decimos por tu bien.

OKKKKKKKKK OKKKKKK entendi!

En fin, ahora sí les hago caso por que no quiero volver más!!!!!!!!

Que ganas de llorar que tengo,……..

Un pensamiento en “Odio los Hospitales

  1. jajajajaja me hichiste reir mucho!! bueno, no de vos, si no de tu personalidad, sos muy simpatica xP
    encontre este blog porque queria encontrar la razon por la cual odio los hospitales -_-lll
    solamente paso por un uno y ya pongo cara de muerto Dx
    cuidate! porque o si no volves al hospital!! D:
    jajaja bye!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: